Castigo de Jerusalén

1
El poder de Dios me levantó y me llevó hasta la entrada oriental del templo del Señor.
En la puerta había veinticinco hombres.
Entre ellos distinguí a Jaazanías, hijo de Azur, y a Pelatías, hijo de Benaías, que eran jefes del pueblo.
2
El Señor me dijo: «Éstos son los que están tramando crímenes y haciendo planes malvados en esta ciudad.
3
Dicen: “No hace mucho que reconstruimos las casas.
Aquí estaremos a salvo, como la carne en la olla.”
4
Por eso, háblales en mi nombre
5
El espíritu del Señor se posesionó de mí, y me ordenó que dijera: «Esto dice el Señor: “Eso es lo que ustedes piensan, israelitas.
Yo conozco sus pensamientos.
6
Ustedes han cometido muchos asesinatos en esta ciudad, y han llenado de cadáveres las calles.
7
Por eso yo, el Señor, les aseguro: Jerusalén será como una olla, pero la carne no serán ustedes, sino los cadáveres de los que ustedes mataron, pues a ustedes los voy a sacar de la olla.
8
¿Tienen miedo a la guerra? Pues haré venir guerra sobre ustedes.
Yo, el Señor, doy mi palabra.
9
Ejecutaré la sentencia contra ustedes: los sacaré de aquí y los entregaré a gente extranjera.
10
Morirán a filo de espada.
Yo los juzgaré a ustedes en los límites de Israel, y entonces reconocerán que yo soy el Señor.
11
La ciudad no les servirá a ustedes de olla, ni ustedes serán la carne.
Yo los juzgaré a ustedes en los límites de Israel,
12
y entonces reconocerán que yo soy el Señor.
Ustedes no han vivido de acuerdo con mis órdenes ni han practicado mis leyes, sino que han seguido las prácticas de las naciones que los rodean.”»
13
Mientras yo les hablaba en nombre del Señor, cayó muerto Pelatías, hijo de Benaías.
Yo me incliné hasta tocar el suelo con la frente, lancé un fuerte grito y dije: «¡Ay, Señor! ¿Vas a terminar con lo poco que queda de Israel


Dios anuncia una nueva alianza

14
El Señor se dirigió a mí, y me dijo:
15
«La gente que vive en Jerusalén habla de los israelitas, tus compatriotas, y dice: “¡Ellos están lejos del Señor! A nosotros, en cambio, nos dio el país para que seamos dueños de él.”
16
Por eso diles: “Esto dice el Señor: Yo los desterré y los dispersé entre las naciones, entre países extraños, pero sólo por un corto tiempo.
Ahora yo mismo seré un santuario para ellos en los países adonde han ido.”
17
Diles también: “Esto dice el Señor: Yo los haré volver de esos países y naciones adonde los he dispersado, y los reuniré y les daré el país de Israel.
18
Ellos volverán a su país y acabarán con todas las prácticas odiosas y detestables que hay en él.
19
Yo les quitaré ese corazón duro como la piedra, y les daré un nuevo corazón y un nuevo espíritu.
20
Entonces vivirán de acuerdo con mis leyes y decretos, y los pondrán en práctica.
Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios.
21
Pero a los que viven apegados a esas prácticas odiosas y detestables, les pediré cuentas de su conducta.
Yo, el Señor, doy mi palabra.”»


La gloria del Señor se aleja de Jerusalén

22
Los seres alados levantaron el vuelo, y las ruedas los siguieron.
Entonces la gloria del Dios de Israel, que estaba encima de ellos,
23
se levantó y se alejó de la ciudad, yendo a colocarse sobre el monte que está al oriente de la ciudad.
24
Luego el poder de Dios me levantó y me hizo volver a Babilonia, donde estaban los otros desterrados.
Esto sucedió en una visión que el espíritu de Dios me hizo ver.
Después la visión desapareció,
25
y yo les conté a los desterrados todo lo que el Señor me había revelado.