Responsabilidad personal

1
El Señor se dirigió a mí, y me dijo:
2
«¿Por qué en Israel no deja de repetirse aquel refrán que dice: “Los padres comen uvas agrias y a los hijos se les destemplan los dientes”?
3
Yo, el Señor, juro por mi vida que nunca volverán ustedes a repetir este refrán en Israel.
4
A mí me pertenece todo ser humano, lo mismo el padre que el hijo.
Aquel que peque, morirá.
5
»El hombre recto es el que hace lo que es justo y recto:
6
no participa en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, ni pone su confianza en los falsos dioses de Israel;
no le quita la mujer a su prójimo, ni se une con su propia mujer cuando ella está en su período de menstruación;
7
no oprime a nadie, sino que devuelve a su deudor lo que había recibido de él en prenda;
no roba a nadie;
comparte su pan con el hambriento y da ropa al desnudo;
8
no presta dinero con usura ni exige intereses;
no causa daño a nadie;
es justo cuando juzga un pleito entre dos personas;
9
actúa de acuerdo con mis leyes y cumple fielmente mis mandamientos.
Ese hombre es verdaderamente recto, y por lo tanto vivirá.
Yo, el Señor, lo afirmo.
10
»Pero si este hombre tiene un hijo violento y asesino, que hace cualquiera de esas cosas
11
que su padre no hacía, es decir, que participa en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, que le quita la mujer a su prójimo,
12
que oprime al pobre y al necesitado, que roba a los demás, que no devuelve a sus deudores lo que había recibido de ellos en prenda, que pone su confianza en los falsos dioses y hace cosas que yo detesto,
13
que presta dinero con usura y exige intereses: ese hombre no podrá vivir.
Después de haber hecho todas esas cosas que yo detesto, morirá sin remedio, y él mismo será responsable de su muerte.
14
»Puede ser que este hombre, a su vez, tenga un hijo que vea todos los pecados cometidos por su padre, pero que no siga su ejemplo;
15
es decir, que no participe en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, ni ponga su confianza en los falsos dioses de Israel;
que no le quite la mujer a su prójimo
16
ni oprima a nadie;
que no exija nada en prenda cuando le pidan prestado;
que no robe a nadie, sino que comparta su pan con el hambriento y dé ropa al desnudo;
17
que no haga daño a nadie ni preste dinero con usura o intereses;
y que cumpla mis leyes y actúe según mis mandatos: ese hombre no morirá por los pecados de su padre.
Ciertamente vivirá.
18
»Su padre, que fue opresor, y cometió robos, e hizo lo malo en medio de su pueblo, morirá en castigo de sus propios pecados.
19
Ustedes preguntarán: “¿Por qué no paga el hijo también por los pecados del padre?” Pues porque el hijo hizo lo que es recto y justo, y cumplió y puso en práctica todas mis leyes: por eso ciertamente vivirá.
20
Sólo aquel que peque morirá.
Ni el hijo ha de pagar por los pecados del padre, ni el padre por los pecados del hijo.
El justo recibirá el premio a su justicia;
y el malvado, el castigo a su maldad.


El Señor actúa con justicia

21
»Y si el malvado se aparta de todos los pecados que cometía, y cumple todas mis leyes y hace lo que es recto y justo, ciertamente vivirá y no morirá.
22
Yo no volveré a acordarme de todo lo malo que hizo, y él vivirá por hacer lo que es recto.
23
Yo no quiero que el malvado muera, sino que cambie de conducta y viva.
Yo, el Señor, lo afirmo.
24
»Pero si el justo deja de actuar rectamente, y hace todo lo malo y detestable que hace el malvado, ¿piensan ustedes que habrá de seguir viviendo? Yo no volveré a acordarme de todo lo bueno que haya hecho: morirá por culpa de su infidelidad y de sus pecados.
25
Ustedes dirán que yo no estoy actuando con justicia;
pero escucha, pueblo de Israel, ¿piensan ustedes que yo no estoy actuando bien? ¿No será más bien lo contrario, que son ustedes los que están actuando mal?
26
Si el justo deja de hacer lo bueno y hace lo malo, morirá por culpa de sus malas acciones.
27
Por el contrario, si el malvado se aparta de su maldad y hace lo que es recto y justo, salvará su vida.
28
Si abre los ojos y se aparta de todas las maldades que había hecho, ciertamente vivirá y no morirá.
29
»Pero el pueblo de Israel dirá que yo no actúo con justicia.
¿Que yo no actúo con justicia? ¿No será más bien el pueblo de Israel el que no actúa con justicia?
30
Yo los juzgo a cada uno de ustedes, israelitas, de acuerdo con sus acciones.
Yo, el Señor, lo afirmo.
Abandonen de una vez por todas sus maldades, para que no se hagan culpables de su propia ruina.
31
Apártense de todas las maldades que han cometido contra mí, y háganse de un corazón y un espíritu nuevos.
¿Por qué habrás de morir, pueblo de Israel,
32
si yo no quiero que nadie muera? Apártense del mal y vivirán.
Yo, el Señor, lo afirmo.