Visión del templo futuro

1-2
El día diez del mes, que es el día de año nuevo, el Señor puso su mano sobre mí, y en una visión me trasladó a la tierra de Israel.
Ya iban a cumplirse veinticinco años desde que habíamos sido llevados a Babilonia, y catorce años desde la toma de Jerusalén.
En tierra de Israel, el Señor me puso sobre un monte muy alto;
y desde allí, vi hacia el sur, una serie de edificios que parecían una ciudad.
3
El Señor me llevó allá, y vi un hombre que parecía de bronce.
Estaba de pie a la puerta, y tenía en la mano una cinta de lino y una regla para medir.
4
Y aquel hombre me dijo: «Mira bien y escucha con cuidado;
pon mucha atención a todo lo que te voy a mostrar, pues Dios te ha traído aquí para que yo te lo muestre.
Luego, comunica al pueblo de Israel todo lo que veas


La puerta oriental

5
Por fuera del templo había una muralla que lo rodeaba.
La regla que el hombre tenía en la mano medía tres metros.
Entonces midió el muro, y éste tenía tres metros de ancho y tres de alto.
6
Luego se fue a la entrada que daba al oriente, subió los escalones y midió el umbral de la puerta, el cual tenía tres metros de ancho.
7
Las celdas que había a cada lado de la entrada medían cada una tres metros de largo por tres de ancho, y entre celda y celda había una distancia de dos metros y medio.
Luego estaba la puerta que daba al vestíbulo, el cual miraba hacia el templo.
El umbral de esta puerta tenía tres metros de ancho.
8-9
El hombre midió el vestíbulo que daba entrada al templo, y el vestíbulo medía cuatro metros.
Había dos pilastras de un metro de grueso.
10
(En cada lado de la entrada oriental había tres celdas, todas del mismo tamaño, y las pilastras que había a cada lado eran también del mismo tamaño.)
11
Luego el hombre midió la puerta de entrada: tenía cinco metros de ancho, y la entrada seis metros y medio.
12
Delante de cada celda había un pequeño muro que tenía medio metro de ancho por cada lado.
Cada celda medía tres metros de ancho por tres de largo.
13
Luego midió el ancho total de la entrada, desde el fondo de una celda hasta el fondo de la celda de enfrente, pasando de una puerta a la puerta de enfrente, y medía doce metros y medio.
14
Luego midió el vestíbulo: diez metros.
El edificio de entrada daba por todos lados al atrio.
15
El largo total, desde la parte exterior de la puerta hasta la parte interior del vestíbulo, era de veinticinco metros.
16
Las celdas, lo mismo que sus pilastras, tenían ventanas con rejas por dentro y alrededor del edificio de entrada.
Igualmente, el vestíbulo tenía ventanas alrededor, por la parte de adentro.
En las pilastras había grabados de palmeras.


El atrio exterior

17
El hombre me llevó después al atrio exterior.
El atrio tenía un empedrado a su alrededor, y treinta cuartos daban a él.
18
Este empedrado, que era el más bajo, se extendía por los costados de los edificios de entrada, y su ancho era igual al largo de éstos.
19
El hombre midió la distancia que había desde el frente de la puerta de abajo hasta la parte de afuera de la puerta interior, y era de cincuenta metros.


La puerta norte

20
También había una entrada que daba al norte del atrio exterior.
El hombre la midió a lo largo y a lo ancho.
21
Tenía también tres celdas a cada lado, y pilastras y vestíbulo de medidas iguales a las de la entrada oriental, es decir, de veinticinco metros de largo por doce y medio metros de ancho.
22
El vestíbulo, las ventanas y las palmeras eran del mismo tamaño que los de la entrada oriental.
Aquí también se subía por una escalinata de siete escalones, y el vestíbulo quedaba por la parte de adentro.
23
Tanto al oriente como al norte, frente a la entrada exterior, había otra entrada que conducía al atrio interior.
El hombre midió la distancia entre las dos entradas, y era de cincuenta metros.


La puerta sur

24
Luego el hombre me llevó al sur, donde había una entrada, y midió las pilastras y el vestíbulo, que medían lo mismo que las otras.
25
El edificio de entrada, con su vestíbulo, tenía ventanas alrededor, como los otros.
Medía en total veinticinco metros de largo por doce y medio de ancho.
26
Tenía también una escalinata de siete escalones, y el vestíbulo quedaba también en la parte interior.
Las pilastras tenían también grabados de palmeras, una de cada lado.
27
El atrio interior tenía también una puerta que daba hacia el sur.
El hombre midió la distancia entre las dos puertas del lado sur, y era de cincuenta metros.


El atrio interior: la puerta sur

28
Luego me llevó por la entrada sur hacia el atrio interior.
Midió la puerta del sur, y tenía las mismas medidas de las puertas anteriores.
29-30
Sus celdas, vestíbulo y pilastras eran del mismo tamaño que los otros.
El edificio de entrada, con su vestíbulo también, tenía ventanas alrededor, y medía en total veinticinco metros de largo por doce y medio de ancho.
31
El vestíbulo daba hacia el atrio exterior.
Las pilastras tenían grabados de palmeras.
A esta puerta se subía por una escalinata de ocho escalones.


El atrio interior: la puerta oriental

32
En seguida me llevó al atrio interior, por el lado de oriente, y midió la entrada, la cual medía lo mismo que las otras.
33
Sus celdas, pilastras y vestíbulo, eran también de iguales medidas que los otros.
El edificio de entrada, con su vestíbulo, tenía ventanas alrededor, y medía veinticinco metros de largo por doce y medio de ancho.
34
El vestíbulo daba hacia el atrio exterior.
Las pilastras tenían grabados de palmeras a cada lado.
A esta puerta se subía por una escalinata de ocho escalones.


El atrio interior: la puerta norte

35
Luego aquel hombre me llevó a la entrada que daba al norte, y midió la entrada, la cual medía lo mismo que las otras
36
y tenía también celdas, pilastras, vestíbulo y ventanas alrededor.
El edificio de entrada medía veinticinco metros de largo por doce y medio de ancho.
37
El vestíbulo daba hacia el atrio exterior.
Las pilastras tenían grabados de palmeras a cada lado.
A esta puerta se subía por una escalinata de ocho escalones.


Edificios junto a la puerta norte

38
Había también un cuarto que se comunicaba con el vestíbulo de la entrada.
Allí era donde se lavaba a los animales para el holocausto.
39
En el vestíbulo de la entrada había cuatro mesas, dos a cada lado, sobre las que mataban a los animales para el holocausto y para los sacrificios por el pecado o por la culpa.
40
Fuera del vestíbulo de la entrada norte había también dos mesas a cada lado,
41
de manera que había cuatro mesas dentro y cuatro mesas fuera del edificio de entrada: ocho mesas en total.
Sobre ellas se mataba a los animales.
42-43
Las cuatro mesas para los animales que se quemaban eran de piedra de cantera;
medían setenta y cinco centímetros de largo por setenta y cinco centímetros de ancho, y cincuenta centímetros de alto, y sobre ellas se colocaba la carne de las ofrendas.
Por la parte interior del cuarto, a todo su alrededor, había un borde de seis centímetros de ancho, sobre el que se colocaban la ofrenda de harina y los utensilios necesarios para matar los animales del holocausto.
44
En el atrio interior, fuera de las puertas interiores, había dos cuartos, uno junto a la puerta interior norte, mirando hacia el sur, y otro junto a la puerta interior sur, mirando hacia el norte.
45
El hombre me dijo: «El cuarto que mira hacia el sur es para los sacerdotes que prestan servicio en el templo,
46
y el cuarto que mira hacia el norte es para los sacerdotes que prestan servicio en el altar.
Son descendientes de Sadoc, y son los únicos levitas que pueden acercarse al Señor para servirle


El atrio interior y el templo

47
El hombre midió después el atrio interior, que era un cuadrado de cincuenta metros por lado.
El altar estaba delante del templo.
48
El hombre me llevó al vestíbulo del templo y midió las pilastras del vestíbulo: cada una tenía dos metros y medio de grueso.
La puerta tenía siete metros de ancho, y los soportes de la puerta del vestíbulo medían un metro y medio de ancho cada uno.
49
El vestíbulo medía diez metros de ancho por seis de profundidad, y se subía a él por una escalinata de diez escalones.
Junto a cada pilastra había una columna.