Los que regresaron de Babilonia

1-2
Ésta es la lista de los israelitas nacidos en Judá que fueron desterrados a Babilonia por el rey Nabucodonosor, y que después del destierro volvieron a Jerusalén y a otros lugares de Judá, cada cual a su población, encabezados por Zorobabel, Josué, Nehemías, Seraías, Reelaías, Mardoqueo, Bilsán, Mispar, Bigvai, Rehúm y Baaná:
3
Los descendientes de Parós, dos mil ciento setenta y dos;
4
los de Sefatías, trescientos setenta y dos;
5
los de Árah, setecientos setenta y cinco;
6
los de Pahat-moab, o sea, de Josué y Joab, dos mil ochocientos doce;
7
los de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro;
8
los de Zatú, novecientos cuarenta y cinco;
9
los de Zacai, setecientos sesenta;
10
los de Binuy, seiscientos cuarenta y dos;
11
los de Bebai, seiscientos veintitrés;
12
los de Azgad, mil doscientos veintidós;
13
los de Adonicam, seiscientos sesenta y seis;
14
los de Bigvai, dos mil cincuenta y seis;
15
los de Adín, cuatrocientos cincuenta y cuatro;
16
los de Ater, o sea de Ezequías, noventa y ocho;
17
los de Besai, trescientos veintitrés;
18
los de Jorá, ciento doce;
19
los de Hasum, doscientos veintitrés;
20
los de Guibar, noventa y cinco;
21
los de Belén, ciento veintitrés.
22
Los hombres de Netofá, cincuenta y seis;
23
los de Anatot, ciento veintiocho.
24
Los descendientes de Bet-azmávet, cuarenta y dos;
25
los de Quiriat-jearim, Quefirá y Beerot, setecientos cuarenta y tres;
26
los de Ramá y Gueba, seiscientos veintiuno.
27
Los hombres de Micmás, ciento veintidós;
28
los de Betel y Ai, doscientos veintitrés.
29
Los descendientes de Nebo, cincuenta y dos;
30
los de Magbís, ciento cincuenta y seis;
31
los del otro Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro;
32
los de Harim, trescientos veinte;
33
los de Lod, Hadid y Onó, setecientos veinticinco;
34
los de Jericó, trescientos cuarenta y cinco;
35
los de Senaá, tres mil seiscientos treinta.
36
Los sacerdotes descendientes de Jedaías, de la familia de Josué, novecientos setenta y tres;
37
los descendientes de Imer, mil cincuenta y dos;
38
los de Pashur, mil doscientos cuarenta y siete;
39
los de Harim, mil diecisiete.
40
Los levitas descendientes de Josué y de Cadmiel, que a su vez eran descendientes de Hodavías, setenta y cuatro.
41
Los cantores, descendientes de Asaf, ciento veintiocho.
42
Los porteros eran los descendientes de Salum, los de Ater, los de Talmón, los de Acub, los de Hatitá y los de Sobai.
En total, ciento treinta y nueve.
43
Los sirvientes del templo eran los descendientes de Sihá, los de Hasufá, los de Tabaot,
44
los de Querós, los de Siahá, los de Padón,
45
los de Lebaná, los de Hagabá, los de Acub,
46
los de Hagab, los de Salmai, los de Hanán,
47
los de Guidel, los de Gáhar, los de Reaías,
48
los de Resín, los de Necodá, los de Gazam,
49
los de Uzá, los de Paséah, los de Besai,
50
los de Asná, los de Meunim, los de Nefusim,
51
los de Bacbuc, los de Hacufá, los de Harhur,
52
los de Baslut, los de Mehidá, los de Harsá,
53
los de Barcós, los de Sísara, los de Temá,
54
los de Nesíah y los de Hatifá.
55
Los descendientes de los sirvientes de Salomón eran los descendientes de Sotai, los de Soféret, los de Perudá,
56
los de Jaalá, los de Darcón, los de Guidel,
57
los de Sefatías, los de Hatil, los de Poquéret-hasebaím y los de Amón.
58
El total de los sirvientes del templo y de los descendientes de los sirvientes de Salomón era de trescientos noventa y dos.
59
Los que llegaron de Tel-mélah, Tel-harsá, Querub, Adón e Imer, y que no pudieron demostrar si eran israelitas de raza o por parentesco, fueron los siguientes:
60
los descendientes de Delaías, los de Tobías y los de Necodá, que eran seiscientos cincuenta y dos.
61
Y de los parientes de los sacerdotes: los descendientes de Hobaías, los de Cos y los de Barzilai, el cual se casó con una de las hijas de Barzilai, el de Galaad, y tomó el nombre de ellos.
62
Éstos buscaron su nombre en el registro familiar, pero como no lo encontraron allí, fueron excluidos del sacerdocio.
63
Además, el gobernador les ordenó que no comieran de los alimentos consagrados hasta que un sacerdote decidiera la cuestión por medio del Urim y el Tumim.
64
La comunidad se componía de un total de cuarenta y dos mil trescientas sesenta personas,
65
sin contar sus esclavos y esclavas, que eran siete mil trescientas treinta y siete personas.
Tenían también doscientos cantores y cantoras.
66
Tenían además setecientos treinta y seis caballos, doscientas cuarenta y cinco mulas,
67
cuatrocientos treinta y cinco camellos y seis mil setecientos veinte asnos.
68
Algunos jefes de familia, al llegar al templo del Señor en Jerusalén, entregaron donativos para reconstruir en su sitio el templo de Dios.
69
Y dieron para el fondo de reconstrucción, conforme a sus posibilidades, cuatrocientos ochenta y ocho kilos de oro, dos mil setecientos cincuenta kilos de plata y cien túnicas sacerdotales.
70
Los sacerdotes, los levitas y algunos del pueblo se quedaron a vivir en Jerusalén, y los cantores, porteros y sirvientes del templo, y los demás israelitas, se quedaron en sus propias ciudades.