Dios llama a Abram

1
Un día el Señor le dijo a Abram: «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, para ir a la tierra que yo te voy a mostrar.
2
Con tus descendientes voy a formar una gran nación;
voy a bendecirte y hacerte famoso, y serás una bendición para otros.
3
Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan;
por medio de ti bendeciré a todas las familias del mundo
4
Abram salió de Harán tal como el Señor se lo había ordenado.
Tenía setenta y cinco años cuando salió de allá para ir a la tierra de Canaán.
5
Con él se llevó a su esposa Sarai y a su sobrino Lot, y también todas las cosas que tenían y la gente que habían adquirido en Harán.
Cuando llegaron a Canaán,
6
Abram atravesó toda esa región hasta llegar a Siquem, donde está la encina sagrada de Moré.
Los cananeos vivían entonces en aquella región.
7
Allí el Señor se le apareció y le dijo: «Esta tierra se la voy a dar a tu descendencia
Entonces Abram construyó un altar en honor del Señor, porque allí se le había aparecido.
8
Luego se fue a la región montañosa que está al este de la ciudad de Betel, y allí puso su campamento.
Betel quedaba al oeste de donde él había acampado, y la ciudad de Ai al este.
En ese lugar Abram construyó otro altar e invocó el nombre del Señor.
9
Después siguió su camino, poco a poco, hacia la región del Négueb.


Abram en Egipto

10
Por aquel entonces hubo una gran escasez de alimentos en toda aquella región, y Abram se fue a vivir a Egipto durante algún tiempo, pues no había nada de comer en el lugar donde vivía.
11
Cuando ya estaba llegando a Egipto, Abram le dijo a su esposa Sarai: «Mira, yo sé bien que tú eres una mujer hermosa,
12
y que cuando los egipcios te vean, van a decir: “Esta mujer es la esposa de ese hombre.” Entonces a mí me matarán, y a ti te dejarán con vida para quedarse contigo.
13
Por eso, para que me vaya bien y no me maten por causa tuya, diles por favor que eres mi hermana
14
Cuando Abram llegó a Egipto, los egipcios vieron que Sarai era muy hermosa.
15
También la vieron los funcionarios del faraón, rey de Egipto, y le fueron a decir que aquella mujer era muy hermosa.
Entonces la llevaron al palacio del faraón.
16
Por causa de Sarai, el faraón trató muy bien a Abram.
Le regaló ovejas, vacas, esclavos, esclavas, asnos y camellos.
17
Pero también por causa de Sarai, el Señor castigó al faraón y a su familia con grandes plagas.
18
Por eso el faraón mandó llamar a Abram, y le dijo: «¿Por qué me has hecho esto? ¿Por qué no me dijiste que esta mujer es tu esposa?
19
dijiste que era tu hermana, y yo pude haberla tomado por esposa.
Anda, aquí la tienes.
¡Tómala y vete
20
Entonces el faraón ordenó a sus hombres que hicieran salir de Egipto a Abram, junto con su esposa y con todo lo que tenía.