1
Entonces José se abrazó al cuerpo de su padre, y llorando lo besó.
2
Después ordenó a los médicos que estaban a su servicio que embalsamaran el cuerpo de su padre Israel, y así lo hicieron.
3
Tardaron cuarenta días en embalsamarlo, porque ése es el tiempo que se necesita para hacerlo.
Los egipcios guardaron luto por Israel durante setenta días,
4
y después de los días de luto, José habló con los del palacio del faraón y les dijo:
—Si me he ganado el aprecio de ustedes, háganme el favor de decirle al faraón
5
que cuando mi padre estaba por morir, me hizo jurarle que yo lo enterraría en el sepulcro que él mismo se preparó, y que está en la tierra de Canaán.
Así que yo le ruego me permita ir a enterrar a mi padre;
una vez que lo haya enterrado, regresaré.
6
Y el faraón contestó:
—Ve a enterrar a tu padre, tal como él te lo pidió.
7
José fue a enterrar a su padre, y lo acompañaron todos los funcionarios que tenían autoridad en el palacio del faraón y en Egipto,
8
la propia familia de Jacob, la de José, y sus hermanos.
En la tierra de Gosen dejaron solamente a los niños y los animales.
9
También gente con carretas y de a caballo acompañó a José, así que era muchísima gente.
10
Cuando llegaron a Goren-ha-atad, que está al oriente del río Jordán, tuvieron una solemne ceremonia luctuosa.
Allí José guardó luto por su padre durante siete días.
11
Cuando los cananeos que vivían en esa región vieron la ceremonia, dijeron: «Los egipcios tienen un entierro muy solemne.» Por eso llamaron Abel-Misraim a aquel lugar que está al oriente del Jordán.
12
Los hijos de Jacob hicieron con su padre todo lo que él les había pedido,
13
pues lo llevaron a Canaán y lo enterraron en la cueva del terreno de Macpelá, que Abraham le había comprado a Efrón el hitita para que fuera el sepulcro de la familia.
Este terreno y la cueva están al oriente de Mamré.
14
Después de haber sepultado a su padre, José regresó a Egipto junto con sus hermanos y con todos los que lo habían acompañado.


Últimos días de José

15
Como Jacob había muerto, los hermanos de José pensaron: «Tal vez José nos odia, y se va a vengar de todo el mal que le hicimos
16
Entonces le mandaron a decir: «Antes de que tu padre muriera, nos ordenó
17
que te dijéramos: “Por favor, te pido que perdones la maldad y pecado de tus hermanos, que tan mal te trataron.” Por eso te rogamos que perdones nuestra maldad, pues somos siervos del Dios de tu padre
Mientras los mensajeros le daban este mensaje, José lloraba.
18
Entonces llegaron sus propios hermanos, se inclinaron delante de él hasta tocar el suelo con la frente, y le dijeron:
Aquí nos tienes.
Somos tus esclavos.
19
Pero José les contestó:
—No tengan miedo.
Yo no puedo ponerme en lugar de Dios.
20
Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios cambió ese mal en bien para hacer lo que hoy vemos: para salvar la vida de mucha gente.
21
Así que no tengan miedo.
Yo les daré de comer a ustedes y a sus hijos.
Así José los tranquilizó, pues les habló con mucho cariño.


Muerte de José

22
José y la familia de su padre siguieron viviendo en Egipto.
José vivió ciento diez años,
23
y llegó a ver a los bisnietos de Efraín.
También alcanzó a recibir como miembros de la familia a los hijos de su nieto Maquir, que era hijo de Manasés.
24
Un día José les dijo a sus hermanos: «Me falta poco para morir, pero Dios vendrá a ayudarlos, y los sacará de este país para llevarlos a la tierra que les prometió a Abraham, Isaac y Jacob
25
Entonces hizo que los hijos de Israel le juraran, y les dijo: «En verdad, Dios vendrá a ayudarlos.
Cuando eso suceda, ustedes deben llevarse de aquí mis restos
26
José murió en Egipto a la edad de ciento diez años, y su cuerpo fue embalsamado y puesto en un ataúd.