La maldad de los hombres

1
Cuando los hombres comenzaron a poblar la tierra y tuvieron hijas,
2
los hijos de Dios vieron que estas mujeres eran hermosas.
Entonces escogieron entre todas ellas, y se casaron con las que quisieron.
3
Pero el Señor dijo: «No voy a dejar que el hombre viva para siempre, porque él no es más que carne.
Así que vivirá solamente ciento veinte años
4
Los gigantes aparecieron en la tierra cuando los hijos de Dios se unieron con las hijas de los hombres para tener hijos con ellas, y también después.
Ellos fueron los famosos héroes de los tiempos antiguos.
5
El Señor vio que era demasiada la maldad del hombre en la tierra y que éste siempre estaba pensando en hacer lo malo,
6
y le pesó haber hecho al hombre.
Con mucho dolor
7
dijo: «Voy a borrar de la tierra al hombre que he creado, y también a todos los animales domésticos, y a los que se arrastran, y a las aves.
¡Me pesa haberlos hecho
8
Sin embargo, el Señor miraba a Noé con buenos ojos.


La barca de Noé

9
Ésta es la historia de Noé.
Noé era un hombre muy bueno, que siempre obedecía a Dios.
Entre los hombres de su tiempo, sólo él vivía de acuerdo con la voluntad de Dios.
10
Noé tuvo tres hijos, que fueron Sem, Cam y Jafet.
11
Para Dios, la tierra estaba llena de maldad y violencia,
12
pues toda la gente se había pervertido.
Al ver Dios que había tanta maldad en la tierra,
13
le dijo a Noé: «He decidido terminar con toda la gente.
Por su culpa hay mucha violencia en el mundo, así que voy a destruirlos a ellos y al mundo entero.
14
Construye una barca de madera resinosa, haz cuartos en ella, y tapa con brea todas las rendijas de la barca por dentro y por fuera, para que no le entre agua.
15
Haz la barca de estas medidas: ciento treinta y cinco metros de largo, veintidós metros y medio de ancho, y trece metros y medio de alto.
16
Hazla de tres pisos, con una ventana como a medio metro del techo, y con una puerta en uno de los lados.
17
Yo voy a mandar un diluvio que inundará la tierra y destruirá todo lo que tiene vida en todas partes del mundo.
Todo lo que hay en la tierra morirá.
18
Pero contigo estableceré mi alianza, y en la barca entrarán tus hijos, tu esposa, tus nueras y tú.
19
También llevarás a la barca un macho y una hembra de todos los animales que hay en el mundo, para que queden con vida igual que tú.
20
Contigo entrarán en la barca dos animales de cada clase: tanto de las aves y animales domésticos, como de los que se arrastran por el suelo, para que puedan seguir viviendo.
21
Junta además toda clase de alimentos y guárdalos, para que tú y los animales tengan qué comer
22
Y Noé hizo todo tal como Dios se lo había ordenado.