Fin del diluvio

1
Entonces Dios se acordó de Noé y de todos los animales que estaban con él en la barca.
Hizo que el viento soplara sobre la tierra, y el agua comenzó a bajar;
2
se cerraron las fuentes del mar profundo y también las compuertas del cielo.
Dejó de llover,
3
y el agua comenzó a bajar poco a poco.
Al cabo de ciento cincuenta días, el agua ya iba bajando,
4
y el día diecisiete del mes séptimo la barca se detuvo sobre las montañas de Ararat.
5
El agua siguió bajando, y el primer día del mes décimo ya se podían ver las partes más altas de los montes.
6
Después de cuarenta días, Noé abrió la ventana de la barca que había hecho
7
y soltó un cuervo;
pero el cuervo volaba de un lado para otro, esperando que la tierra se secara.
8
Después del cuervo, Noé soltó una paloma para ver si la tierra ya estaba seca;
9
pero la paloma regresó a la barca porque no encontró ningún lugar donde descansar, pues la tierra todavía estaba cubierta de agua.
Así que Noé sacó la mano, tomó la paloma y la hizo entrar en la barca.
10
Noé esperó otros siete días, y volvió a soltar la paloma.
11
Ya empezaba a anochecer cuando la paloma regresó, trayendo una ramita de olivo en el pico.
Así Noé se dio cuenta de que la tierra se iba secando.
12
Esperó siete días más, y volvió a enviar la paloma;
pero la paloma ya no regresó.
13
Cuando Noé tenía seiscientos un años, la tierra quedó seca.
El primer día del mes primero, Noé quitó el techo de la barca y vio que la tierra estaba seca.
14
Para el día veintisiete del mes segundo, la tierra estaba ya bien seca.
15
Entonces Dios le dijo a Noé:
16
«Sal de la barca, junto con tu esposa, tus hijos y tus nueras.
17
Saca también a todos los animales que están contigo: las aves, los animales domésticos y los que se arrastran por el suelo, para que se vayan por toda la tierra y tengan muchas crías y llenen el mundo
18
Entonces Noé y su esposa, y sus hijos y nueras, salieron de la barca.
19
También salieron todos los animales domésticos y salvajes, los que se arrastran y los que vuelan.
20
Luego Noé construyó un altar en honor del Señor, tomó animales y aves puros, uno de cada clase, y los ofreció en holocausto al Señor.
21
Cuando al Señor le llegó este olor tan agradable, dijo: «Nunca más volveré a maldecir la tierra por culpa del hombre, porque desde joven el hombre sólo piensa en hacer lo malo.
Tampoco volveré a destruir a todos los animales, como lo hice esta vez.
22
»Mientras el mundo exista,
habrá siembra y cosecha;
hará calor y frío,
habrá invierno y verano
y días con sus noches