Ineficacia de los sacrificios antiguos

1
Ahora bien, la primera alianza tenía sus reglas para el culto, pero en un santuario terrenal.
2
La tienda se levantó de tal forma que en su primera parte, llamada el Lugar santo, estaban el candelabro y la mesa con los panes consagrados a Dios.
3
Detrás del segundo velo estaba el llamado Lugar santísimo;
4
allí había un altar de oro para quemar el incienso, y el arca de la alianza cubierto de oro por todos lados.
En el arca había una jarra de oro que contenía el maná, y también estaban el bastón de Aarón, que había retoñado, y las tablas de la alianza.
5
Encima del arca estaban los seres alados que representaban la presencia de Dios, los cuales cubrían con sus alas la tapa del arca.
Pero por ahora no es necesario dar más detalles sobre estas cosas.
6
Preparadas así las cosas, los sacerdotes entran continuamente en la primera parte de la tienda para celebrar los oficios del culto.
7
Pero en la segunda parte entra únicamente el sumo sacerdote, y sólo una vez al año;
y cuando entra, tiene que llevar sangre de animales para ofrecerla por sí mismo y por los pecados que el pueblo comete sin darse cuenta.
8
Con esto el Espíritu Santo nos da a entender que, mientras la primera parte de la tienda seguía existiendo, el camino al santuario todavía no estaba abierto.
9
Todo esto es un símbolo para el tiempo presente;
pues las ofrendas y sacrificios que allí se ofrecen a Dios no pueden hacer perfecta la conciencia de los que así lo adoran.
10
Se trata únicamente de alimentos, bebidas y ciertas ceremonias de purificación, que son reglas externas y que tienen valor solamente hasta que Dios cambie las cosas.


Eficacia del sacrificio de Cristo

11
Pero Cristo ya vino, y ahora él es el Sumo sacerdote de los bienes definitivos.
El santuario donde él actúa como sacerdote es mejor y más perfecto, y no ha sido hecho por los hombres;
es decir, no es de esta creación.
12
Cristo ha entrado en el santuario, ya no para ofrecer la sangre de chivos y becerros, sino su propia sangre;
ha entrado una sola vez y para siempre, y ha obtenido para nosotros la liberación eterna.
13
Es verdad que la sangre de los toros y chivos, y las cenizas de la becerra que se quema en el altar, las cuales son rociadas sobre los que están impuros, tienen poder para consagrarlos y purificarlos por fuera.
14
Pero si esto es así, ¡cuánto más poder tendrá la sangre de Cristo! Pues por medio del Espíritu eterno, Cristo se ofreció a sí mismo a Dios como sacrificio sin mancha, y su sangre limpia nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para que podamos servir al Dios viviente.


La nueva alianza

15
Por eso, Jesucristo es mediador de una nueva alianza y un nuevo testamento, pues con su muerte libra a los hombres de los pecados cometidos bajo la primera alianza, y hace posible que los que Dios ha llamado reciban la herencia eterna que él les ha prometido.
16
Para que un testamento entre en vigor, tiene que comprobarse primero la muerte de la persona que lo hizo.
17
Pues un testamento no tiene valor mientras vive el que lo hizo, sino sólo cuando ya ha muerto.
18
Por eso, la primera alianza también se estableció con derramamiento de sangre.
19
Moisés anunció todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo;
después tomó lana roja y una rama de hisopo, las mojó en la sangre de los becerros y los chivos mezclada con agua, y roció el libro de la ley y también a todo el pueblo.
20
Entonces les dijo: «Ésta es la sangre que confirma la alianza que Dios ha ordenado para ustedes
21
Moisés roció también con sangre el santuario y todos los objetos que se usaban en el culto.
22
Según la ley, casi todo tiene que ser purificado con sangre;
y no hay perdón de pecados si no hay derramamiento de sangre.
23
De manera que se necesitaban tales sacrificios para purificar aquellas cosas que son copias de lo celestial;
pero las cosas celestiales necesitan mejores sacrificios que ésos.


El acceso a Dios

24
Porque Cristo no entró en aquel santuario hecho por los hombres, que era solamente una figura del santuario verdadero, sino que entró en el cielo mismo, donde ahora se presenta delante de Dios para rogar en nuestro favor.
25
Y no entró para ofrecerse en sacrificio muchas veces, como hace cada año todo sumo sacerdote, que entra en el santuario para ofrecer sangre ajena.
26
Si ése fuera el caso, Cristo habría tenido que morir muchas veces desde la creación del mundo.
Pero el hecho es que ahora, en el final de los tiempos, Cristo ha aparecido una sola vez y para siempre, ofreciéndose a sí mismo en sacrificio para quitar el pecado.
27
Y así como todos han de morir una sola vez y después vendrá el juicio,
28
así también Cristo ha sido ofrecido en sacrificio una sola vez para quitar los pecados de muchos.
Después aparecerá por segunda vez, ya no en relación con el pecado, sino para salvar a los que lo esperan.