El Señor libra a Judá del invasor

1
Cuando el rey Ezequías oyó esto, se rasgó sus vestiduras, se puso ropas ásperas en señal de dolor y se fue al templo del Señor.
2
Y envió a Eliaquim, mayordomo de palacio, al cronista Sebná y a los sacerdotes más ancianos, con ropas ásperas en señal de dolor, a ver al profeta Isaías, hijo de Amós,
3
y a decirle de parte del rey: «Hoy estamos en una situación de angustia, castigo y humillación;
como una mujer que, a punto de dar a luz, se quedara sin fuerzas.
4
Ojalá el Señor tu Dios haya oído las palabras del oficial enviado por su amo, el rey de Asiria, para insultar al Dios viviente, y ojalá lo castigue por las cosas que el Señor mismo, tu Dios, habrá oído.
Ofrece, pues, una oración por los que aún quedan
5
Los funcionarios del rey Ezequías fueron a ver a Isaías,
6
e Isaías les encargó que respondieran a su amo: «El Señor dice: “No tengas miedo de esas palabras ofensivas que dijeron contra mí los criados del rey de Asiria.
7
Mira, yo voy a hacer que llegue a él un rumor que lo obligue a volver a su país, y allí lo haré morir asesinado.”»
8
El oficial asirio se enteró de que el rey de Asiria se había ido de la ciudad de Laquis.
Entonces se fue de Jerusalén, y encontró al rey de Asiria atacando a Libná.
9
Allí el rey de Asiria oyó decir que el rey Tirhaca de Etiopía había emprendido una campaña militar contra él.
Una vez más, el rey de Asiria envió embajadores al rey Ezequías de Judá, a decirle:
10
«Tu Dios, en el que tú confías, te asegura que Jerusalén no caerá en mi poder;
pero no te dejes engañar por él.
11
Tú has oído lo que han hecho los reyes de Asiria con todos los países que han querido destruir.
¿Y te vas a salvar tú?
12
¿Acaso los dioses salvaron a los otros pueblos que mis antepasados destruyeron: a Gozán, a Harán, a Résef, y a la gente de Bet-edén que vivía en Telasar?
13
¿Dónde están los reyes de Hamat, de Arpad, de Sefarvaim, de Hená y de Ivá
14
Ezequías tomó la carta que le entregaron los embajadores, y la leyó.
Luego se fue al templo y, extendiendo la carta delante del Señor,
15
oró así:
16
«Señor todopoderoso, Dios de Israel, que tienes tu trono sobre los querubines, tú solo eres Dios de todos los reinos de la tierra;
creaste el cielo y la tierra.
17
Pon atención, Señor, y escucha.
Abre tus ojos, Señor, y mira.
Escucha las palabras que Senaquerib mandó decirme, palabras todas ellas ofensivas contra ti, el Dios viviente.
18
Es cierto, Señor, que los reyes de Asiria han destruido todas las naciones y sus tierras,
19
y que han echado al fuego sus dioses, porque en realidad no eran dioses, sino objetos de madera o de piedra hechos por el hombre.
Por eso los destruyeron.
20
Ahora pues, Señor y Dios nuestro, sálvanos de su poder, para que todas las naciones de la tierra sepan que tú, Señor, eres el único Dios
21
Entonces Isaías mandó a decir a Ezequías: «Esto dice el Señor, Dios de Israel: “Yo he escuchado la oración que me hiciste acerca de Senaquerib, rey de Asiria.”»
22
Éstas son las palabras que dijo el Señor acerca del rey de Asiria:
«La ciudad de Sión, como una muchacha,
se ríe de ti, Senaquerib.
Jerusalén mueve burlonamente la cabeza
cuando tú te retiras.
23
¿A quién has ofendido e insultado?
¿Contra quién alzaste la voz
y levantaste los ojos altaneramente?
¡Contra el Dios Santo de Israel!
24
Por medio de tus funcionarios insultaste al Señor.
Dijiste:
“Con mis innumerables carros de guerra
subí a las cumbres de los montes,
a lo más empinado del Líbano.
Corté sus cedros más altos,
sus pinos más bellos.
Alcancé sus cumbres más altas,
y sus bosques, que parecen jardines.
25
En tierras extrañas
cavé pozos y bebí de esa agua,
y con las plantas de mis pies
sequé todos los ríos de Egipto.”
26
¿Pero no sabías que soy yo, el Señor,
quien ha dispuesto todas estas cosas?
Desde tiempos antiguos lo había planeado,
y ahora lo he realizado;
por eso tú destruyes ciudades fortificadas
y las conviertes en montones de ruinas.
27
Sus habitantes, impotentes,
llenos de miedo y vergüenza,
han sido como hierba del campo,
como pasto verde,
como hierba que crece en los tejados
y que es quemada por el viento del este.
28
Yo conozco todos tus movimientos
y todas tus acciones;
yo sé que te has enfurecido contra mí.
29
Y como conozco tu furia y tu arrogancia,
voy a ponerte una argolla en la nariz,
un freno en la boca,
y te haré volver por el camino
por donde viniste
30
Isaías dijo entonces a Ezequías:
«Ésta será una señal de lo que va a suceder:
este año y el siguiente comerán ustedes
el trigo que nace por sí solo,
pero al tercer año podrán sembrar y cosechar,
plantar viñedos y comer de sus frutos.
31
Los sobrevivientes de Judá serán como plantas:
echarán raíces y producirán fruto,
32
porque un resto quedará en Jerusalén;
en el monte Sión habrá sobrevivientes.
Esto lo hará el ardiente amor del Señor todopoderoso.
33
»Acerca del rey de Asiria dice el Señor:
“No entrará en Jerusalén,
no le disparará ni una flecha,
no la atacará con escudos
ni construirá una rampa a su alrededor.
34
Por el mismo camino por donde vino, se volverá;
no entrará en esta ciudad.
Yo, el Señor, doy mi palabra.
35
Yo protegeré esta ciudad
y la salvaré,
por consideración a mi siervo David
y a mí mismo.”»
36
Y el ángel del Señor fue y mató a ciento ochenta y cinco mil hombres del campamento asirio;
al día siguiente, todos amanecieron muertos.
37
Entonces Senaquerib, rey de Asiria, levantó el campamento y regresó a Nínive.
38
Y un día, cuando estaba adorando en el templo de Nisroc, su dios, sus hijos Adramélec y Sarézer fueron y lo asesinaron, y huyeron a la región de Ararat.
Después reinó en su lugar su hijo Esarhadón.