Llamamiento de Isaías

1
El año en que murió el rey Ozías, vi al Señor sentado en un trono muy alto;
el borde de su manto llenaba el templo.
2
Unos seres como de fuego estaban por encima de él.
Cada uno tenía seis alas.
Con dos alas se cubrían la cara, con otras dos se cubrían la parte inferior del cuerpo y con las otras dos volaban.
3
Y se decían el uno al otro:
«Santo, santo, santo es el Señor todopoderoso;
toda la tierra está llena de su gloria
4
Al resonar esta voz, las puertas del templo temblaron, y el templo mismo se llenó de humo.
5
Y pensé: «¡Ay de mí, voy a morir! He visto con mis ojos al Rey, al Señor todopoderoso;
yo, que soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios impuros
6
En ese momento uno de aquellos seres como de fuego voló hacia mí.
Con unas tenazas sostenía una brasa que había tomado de encima del altar,
7
y tocándome con ella la boca, me dijo:
«Mira, esta brasa ha tocado tus labios.
Tu maldad te ha sido quitada,
tus culpas te han sido perdonadas
8
Entonces oí la voz del Señor, que decía:
«¿A quién voy a enviar?
¿Quién será nuestro mensajero
Yo respondí:
«Aquí estoy yo, envíame a mí.»
9
Y él me dijo:
«Anda y dile a este pueblo lo siguiente:
“Por más que escuchen, no entenderán;
por más que miren, no comprenderán.”
10
Entorpece la mente de este pueblo;
tápales los oídos y cúbreles los ojos
para que no puedan ver ni oír,
ni puedan entender,
para que no se vuelvan a mí
y yo no los sane
11
Yo le pregunté:
«¿Cuánto tiempo durará esto, Señor
Y él me contestó:
«Hasta que las ciudades queden destruidas
y sin ningún habitante;
hasta que las casas queden sin gente,
y los campos desiertos,
12
y el Señor haga salir desterrada a la gente,
y el país quede completamente vacío.
13
Y si aún queda una décima parte del pueblo,
también será destruida,
como cuando se corta un roble o una encina
y sólo queda el tronco
(Pero de ese tronco saldrá un retoño sagrado.)