Gobierno de Tolá

1
Después de Abimélec, un hombre de la tribu de Isacar llamado Tolá, hijo de Puá y nieto de Dodó, se levantó para salvar a Israel.
Tolá vivía en Samir, en los montes de Efraín,
2
y gobernó a Israel durante veintitrés años, hasta que murió y lo enterraron en Samir.


Gobierno de Jaír

3
Después se levantó Jaír, que era de Galaad, y gobernó a Israel durante veintidós años.
4
Jaír tuvo treinta hijos, cada uno de los cuales montaba en asno y tenía una ciudad en la región de Galaad.
Esas treinta ciudades se conocen todavía como «las ciudades de Jaír».
5
Cuando Jaír murió, fue enterrado en Camón.


Los amonitas oprimen a Israel

6
Pero los israelitas volvieron a hacer lo malo a los ojos del Señor, y adoraron a las diferentes representaciones de Baal y de Astarté, lo mismo que a los dioses de Siria, de Sidón, de Moab, de Amón y de los filisteos.
Abandonaron al Señor y dejaron de rendirle culto.
7
Por eso el Señor se enfureció contra ellos y los entregó al poder de los filisteos y de los amonitas.
8
Desde entonces, y durante dieciocho años, los filisteos y los amonitas oprimieron cruelmente a todos los israelitas que vivían en Galaad, al otro lado del Jordán, en territorio amorreo.
9
Los amonitas cruzaron el Jordán para pelear también contra las tribus de Judá, Benjamín y Efraín, y los israelitas se vieron en grave aprieto.
10
Entonces le pidieron ayuda al Señor, y le dijeron: «Dios nuestro, hemos pecado contra ti, pues te hemos abandonado por adorar a falsos dioses
11
Y el Señor les contestó: «Ustedes fueron oprimidos por los egipcios, los amorreos, los amonitas, los filisteos,
12
los sidonios, los amalecitas y los madianitas;
pero cuando ustedes clamaron a mí, yo los salvé.
13
A pesar de eso, ustedes me han abandonado por ir a adorar a otros dioses, así que yo no volveré a salvarlos.
14
¡Vayan y pidan ayuda a los dioses que se han escogido! ¡Que ellos los salven a ustedes cuando estén en aprietos
15
Entonces los israelitas le respondieron al Señor: «Hemos pecado.
Haz con nosotros lo que mejor te parezca, pero, ¡por favor, sálvanos ahora
16
Y los israelitas se deshicieron de los dioses extranjeros para volver a adorar al Señor, y el Señor ya no pudo soportar que los israelitas siguieran sufriendo.
17
Los amonitas se reunieron y acamparon en Galaad.
Los israelitas, por su parte, se reunieron y acamparon en Mispá.
18
Los israelitas que vivían en Galaad, y sus jefes, acordaron entre sí que el que dirigiera la batalla contra los amonitas sería caudillo de todos los habitantes de Galaad.