Jeremías y los recabitas

1
En el tiempo en que Joaquim, hijo de Josías, era rey de Judá, el Señor se dirigió a mí, y me dijo:
2
«Ve a la comunidad de los recabitas y habla con ellos.
Llévalos luego a uno de los cuartos que hay en el templo, y ofréceles vino
3
Yo, Jeremías, fui a buscar a Jaazanías (hijo de otro Jeremías y nieto de Habasinías) , y a sus hermanos e hijos, y a toda la comunidad de los recabitas,
4
y los llevé al templo, al cuarto de los hijos de Hanán, hijo de Igdalías, que era un hombre de Dios.
Este cuarto se encuentra junto al de los jefes del templo y encima del cuarto de Maaseías, hijo de Salum, que era el guardián del umbral del templo.
5
Serví a los recabitas jarros y copas llenos de vino, y les dije: «Tomen un poco de vino
6
Ellos respondieron: «Nosotros no bebemos vino, porque Jonadab, hijo de Recab, nuestro antepasado, prohibió para siempre que nosotros y nuestros descendientes bebiéramos vino.
7
También nos prohibió hacer casas, sembrar campos y plantar o tener viñedos.
Nos mandó que habitáramos siempre en tiendas de campaña, para vivir mucho tiempo en esta tierra donde andamos como extranjeros.
8
Nosotros hemos obedecido todas las órdenes de nuestro antepasado Jonadab, y nunca bebemos vino, ni nosotros ni nuestras mujeres ni nuestros hijos,
9
ni construimos casas para vivir, ni tenemos viñedos ni terrenos sembrados.
10
Vivimos en tiendas de campaña y cumplimos todo lo que nuestro antepasado Jonadab nos ordenó.
11
Pero cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, invadió este país, decidimos venir a Jerusalén para huir de los ejércitos caldeos y sirios;
por eso estamos viviendo en Jerusalén
12
Entonces el Señor se dirigió a Jeremías, y le dijo:
13
«Yo, el Señor todopoderoso y Dios de Israel, te ordeno que vayas y digas a la gente de Judá y de Jerusalén: “Aprendan la lección y obedezcan mis órdenes.
Yo, el Señor, lo digo.
14
Los descendientes de Jonadab, hijo de Recab, han cumplido la orden que él les dio de no beber vino, y hasta el día de hoy no lo beben porque han obedecido la orden de su antepasado.
Yo también les he dado a ustedes órdenes una y otra vez, pero no me han obedecido.
15
Les he enviado, uno tras otro, a todos mis siervos los profetas, para decirles: Dejen su mala conducta y sus malas acciones.
No se vayan tras otros dioses ni les rindan culto, y así podrán seguir viviendo en la tierra que les he dado a ustedes y a sus antepasados.
Pero ustedes no quisieron hacerme caso ni me han obedecido.
16
Los descendientes de Jonadab, hijo de Recab, han cumplido la orden que su antepasado les dio;
en cambio, el pueblo de Israel no me ha obedecido.
17
Por eso yo, el Señor todopoderoso y Dios de Israel, digo: Voy a hacer que caigan sobre Judá y sobre los habitantes de Jerusalén todas las calamidades que les he anunciado.
Porque yo les he hablado, y ustedes no me han hecho caso;
los he llamado, y ustedes no me han respondido.”»
18
Además, Jeremías dijo a los recabitas: «El Señor todopoderoso y Dios de Israel dice: “Ya que ustedes han obedecido las órdenes de su antepasado Jonadab, y han observado sus instrucciones y cumplido todo lo que él les ordenó,
19
yo, el Señor todopoderoso y Dios de Israel, les aseguro que nunca faltará un descendiente de Jonadab que esté siempre a mi servicio.”»