1
»Les digo estas cosas para que no pierdan su fe en mí.
2
Los expulsarán de las sinagogas, y aun llegará el momento en que cualquiera que los mate creerá que así presta un servicio a Dios.
3
Esto lo harán porque no nos han conocido, ni al Padre ni a mí.
4
Les digo esto para que, cuando llegue el momento, se acuerden de que yo se lo había dicho ya.


Lo que hace el Espíritu Santo

»No les dije esto desde un principio porque yo estaba con ustedes.
5
Pero ahora me voy para estar con el que me ha enviado, y ninguno de ustedes me pregunta a dónde voy;
6
al contrario, se han puesto muy tristes porque les he dicho estas cosas.
7
Pero les digo la verdad: es mejor para ustedes que yo me vaya.
Porque si no me voy, el Defensor no vendrá para estar con ustedes;
pero si me voy, yo se lo enviaré.
8
Cuando él venga, mostrará claramente a la gente del mundo quién es pecador, quién es inocente, y quién recibe el juicio de Dios.
9
Quién es pecador: el que no cree en mí;
10
quién es inocente: yo, que voy al Padre, y ustedes ya no me verán;
11
quién recibe el juicio de Dios: el que gobierna este mundo, que ya ha sido condenado.
12
»Tengo mucho más que decirles, pero en este momento sería demasiado para ustedes.
13
Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad;
porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que van a suceder.
14
Él mostrará mi gloria, porque recibirá de lo que es mío y se lo dará a conocer a ustedes.
15
Todo lo que el Padre tiene, es mío también;
por eso dije que el Espíritu recibirá de lo que es mío y se lo dará a conocer a ustedes.
16
»Dentro de poco, ustedes ya no me verán, pero un poco más tarde me volverán a ver.


La tristeza se cambiará en alegría

17
Entonces algunos de sus discípulos se preguntaron unos a otros:
—¿Qué quiere decir con esto? Nos dice que dentro de poco ya no lo veremos, y que un poco más tarde lo volveremos a ver, y que es porque se va a donde está el Padre.
18
¿Qué quiere decir con eso de “dentro de poco”? No entendemos de qué está hablando.
19
Jesús se dio cuenta de que querían hacerle preguntas, y les dijo:
—Yo les he dicho que dentro de poco ya no me verán, y que un poco más tarde me volverán a ver.
¿Es esto lo que se están preguntando ustedes?
20
Les aseguro que ustedes llorarán y estarán tristes, mientras que la gente del mundo se alegrará.
Sin embargo, aunque ustedes estén tristes, su tristeza se convertirá en alegría.
21
Cuando una mujer va a dar a luz, se aflige porque le ha llegado la hora;
pero después que nace la criatura, se olvida del dolor a causa de la alegría de que haya nacido un hombre en el mundo.
22
Así también, ustedes se afligen ahora;
pero yo volveré a verlos, y entonces su corazón se llenará de alegría, una alegría que nadie les podrá quitar.
23
»En aquel día ya no me preguntarán nada.
Les aseguro que el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.
24
Hasta ahora, ustedes no han pedido nada en mi nombre;
pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.


Jesucristo, vencedor del mundo

25
»Les he dicho estas cosas poniéndoles comparaciones;
pero viene la hora en que ya no les pondré más comparaciones, sino que les hablaré claramente acerca del Padre.
26
Aquel día, ustedes le pedirán en mi nombre;
y no digo que yo voy a rogar por ustedes al Padre,
27
porque el Padre mismo los ama.
Los ama porque ustedes me aman a mí, y porque han creído que yo he venido de Dios.
28
Salí de la presencia del Padre para venir a este mundo, y ahora dejo el mundo para volver al Padre.
29
Entonces dijeron sus discípulos:
Ahoraestás hablando claramente, sin usar comparaciones.
30
Ahora vemos que sabes todas las cosas y que no hay necesidad de que nadie te haga preguntas.
Por esto creemos que has venido de Dios.
31
Jesús les contestó:
—¿Así que ahora creen?
32
Pues ya llega la hora, y es ahora mismo, cuando ustedes se dispersarán cada uno por su lado, y me dejarán solo.
Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo.
33
Les digo todo esto para que encuentren paz en su unión conmigo.
En el mundo, ustedes habrán de sufrir;
pero tengan valor: yo he vencido al mundo.