Bildad

1-2
¿Cuándo va a dejar de hablar esta gente?
Si fuera razonable, podríamos hablar.
3
¿Por qué se nos trata como animales
y se nos considera estúpidos?
4
¿Crees tú que por desgarrarte rabiosamente
va a quedar desierta la tierra
o las rocas van a cambiar de lugar?
5
Al malvado se le apagará la luz,
y su fuego no volverá a dar llama.
6
Su lámpara se apagará;
en su casa no brillará la luz.
7
Su paso firme perderá fuerza,
y quedará atrapado en su propia trampa.
8
Se pondrá una red a su paso,
y en esa red quedará atrapado.
9
Se tenderá un lazo a sus pies,
y alrededor del tobillo se le cerrará el nudo.
10
La trampa estará oculta en el camino
para atraparle cuando pase.
11
Por todas partes se siente amenazado;
se siente perseguido a cada paso.
12
Sus fuerzas se acaban por el hambre;
la desgracia está lista a caerle encima.
13
La enfermedad, hija preferida de la muerte,
le devora la carne poco a poco.
14
Arrancado es también de la paz de su hogar
y llevado a rastras ante el rey del terror.
15
Se prende fuego a su casa;
sus posesiones son rociadas con azufre.
16
Es como un árbol de raíces secas
y ramas marchitas.
17
Su recuerdo se borrará de la tierra
y no se volverá a pronunciar su nombre.
18
Lo arrojarán de la luz a las tinieblas;
lo expulsarán de este mundo.
19
No tendrá descendientes en su pueblo;
nadie en su casa quedará con vida.
20
Cuando sepan su destino, en oriente y occidente
quedarán espantados, llenos de terror.
21
En eso acaba la vida del malvado,
del hombre que desprecia a Dios.