Tercer discurso de Elihú

1-2
¿Te parece justo, Job, afirmar
que Dios debe darte la razón?
3
Pues le has dicho a Dios:
«¿Qué te importa si yo peco?
¿En que te perjudica mi pecado
4
Pues yo te voy a responder
a ti, y también a tus amigos.
5
Fíjate en el cielo,
y mira qué altas están las nubes sobre ti.
6
Si pecas, eso no afecta a Dios;
por muchos pecados que cometas, no le haces nada.
7
Y si actúas bien, nada le das;
no le haces ningún beneficio.
8
Es a los hombres como tú a quienes afecta tu pecado
y a quienes benefician tus buenas acciones.
9
Bajo el peso de la opresión, los hombres gritan
y buscan quien los salve de los poderosos;
10
pero no buscan al Dios que los creó,
al que da fuerzas en las horas más oscuras,
11
al que nos instruye y nos enseña
por medio de los animales y las aves.
12
Gritan, pero Dios no les contesta,
porque son hombres malos y orgullosos.
13
Dios, el Todopoderoso,
no hace caso a las falsedades.
14
Aun cuando dices que no ves a Dios,
espéralo, pues tu caso está en su presencia.
15
Dices que él no se enoja ni castiga,
que no presta mucha atención al pecado.
16
¡Pero, Job, estás diciendo cosas sin sentido,
estás hablando mucho y sin inteligencia!