La victoria sobre los amorreos

1-2
Adonisédec, el rey de Jerusalén, tuvo mucho miedo cuando supo que Josué había tomado y destruido Ai, y que había hecho con ella y con su rey lo mismo que antes había hecho con Jericó y su rey, y que los gabaonitas habían hecho la paz con los israelitas y ahora vivían entre ellos.
Esto último le causó mucho miedo, pues Gabaón era una ciudad importante, más grande que Ai y comparable a las gobernadas por un rey, y los gabaonitas eran valientes.
3
Por esta razón Adonisédec les mandó el siguiente mensaje a los reyes Hoham de Hebrón, Piram de Jarmut, Jafía de Laquis, y Debir de Eglón:
4
«Vengan acá y ayúdenme a pelear contra Gabaón, pues ha hecho un pacto con Josué y los israelitas
5
Así que los cinco reyes amorreos, o sea los reyes de Jerusalén, Hebrón, Jarmut, Laquis y Eglón, se juntaron y marcharon con sus ejércitos para acampar ante Gabaón y atacarla.
6
Por su parte, los que vivían en Gabaón le mandaron este mensaje a Josué, que estaba en el campamento de Guilgal: «No se niegue usted a ayudar a sus servidores.
Venga pronto a ayudarnos y defendernos, pues todos los reyes amorreos de las montañas se han unido para atacarnos
7
Entonces Josué salió de Guilgal con todo su ejército de valientes,
8
y el Señor le dijo: «No les tengas miedo, porque yo voy a entregártelos, y ninguno de ellos va a poder hacerte frente
9
Josué salió de Guilgal y, avanzando por la noche, atacó por sorpresa a los amorreos.
10
El Señor hizo que ellos se asustaran mucho ante los israelitas, y así Josué mató a muchísimos en Gabaón.
Después los persiguió por el camino de Bet-horón, y siguió matando amorreos hasta Azecá y Maquedá.
11
Al bajar los amorreos la cuesta de Bet-horón, mientras huían de los israelitas, el Señor soltó sobre ellos grandes piedras de granizo, que mataron más amorreos que las espadas de los israelitas.
12
Cuando el Señor entregó a los amorreos en manos de los israelitas, Josué le habló al Señor delante del pueblo y dijo:
«Párate, sol, en Gabaón;
párate, luna, en el valle de Aialón
13
Y el sol y la luna se detuvieron
hasta que el pueblo se vengó del enemigo.
Esto es lo que dice el Libro del Justo.
El sol se detuvo en medio del cielo, y por casi un día entero no se puso.
14
Ni antes ni después ha habido otro día como aquel en que el Señor escuchó la voz de un hombre, pues el Señor peleaba a favor de Israel.
15
Después Josué y los israelitas volvieron al campamento de Guilgal,
16
y los cinco reyes huyeron y se escondieron en una cueva en Maquedá.
17
Pero más tarde fueron hallados en esa cueva, y así se lo dijeron a Josué.
18
Entonces Josué dio las siguientes órdenes: «Rueden piedras hasta la entrada de la cueva y tápenla, y pongan guardias a la entrada para que los vigilen.
19
Mientras tanto, no se detengan ustedes aquí.
Vayan tras el enemigo y atáquenlo por la retaguardia.
No los dejen regresar a sus ciudades, porque el Señor y Dios de ustedes los ha entregado en sus manos
20
Después que Josué y los israelitas derrotaron por completo a los amorreos, matando a muchísimos de ellos, los amorreos que quedaron con vida se refugiaron en sus ciudades.
21
Pero el pueblo israelita regresó sano y salvo al campamento de Maquedá, donde estaba Josué.
Y nadie se atrevía a hablar mal de los israelitas.
22
Entonces Josué dijo: «Destapen la entrada de la cueva y saquen a los cinco reyes
23
Así lo hicieron los israelitas, y sacaron de la cueva a los reyes de Jerusalén, Hebrón, Jarmut, Laquis y Eglón.
24
Cuando los trajeron ante Josué, él llamó a todos los hombres de Israel, y dijo a los jefes militares que estaban con él: «Acérquense y pongan el pie sobre el cuello de estos reyesEllos lo hicieron así,
25
y entonces Josué les dijo: «No tengan miedo ni se desanimen;
al contrario, tengan valor y firmeza, porque esto mismo hará el Señor con todos los enemigos de ustedes
26
Después Josué mató a los reyes y mandó que colgaran a cada uno de un árbol, y allí los dejaron hasta el atardecer.
27
Cuando ya el sol se iba a poner, mandó Josué que los bajaran de los árboles y los echaran en la misma cueva en que se habían escondido.
Después taparon la entrada de la cueva con unas piedras enormes que, por cierto, todavía están allí.


Otras conquistas

28
Ese mismo día, Josué tomó la ciudad de Maquedá y la destruyó por completo;
mató a filo de espada a todos los que vivían en ella, y no dejó a nadie con vida.
Hizo con el rey de Maquedá lo mismo que había hecho con el de Jericó.
29
De allí, Josué y los israelitas se fueron a la ciudad de Libná y la atacaron.
30
El Señor les entregó también esta ciudad y su rey.
No quedó nada ni nadie con vida, e hizo con el rey de Libná lo mismo que con el de Jericó.
31
Después Josué y los israelitas se fueron de Libná a Laquis, y acamparon ante la ciudad y la atacaron.
32
Al segundo día, el Señor les entregó Laquis y, como en Libná, los israelitas mataron a filo de espada a todas las personas y los animales que vivían allí.
33
Horam, el rey de Guézer, salió con su ejército a defender Laquis, pero Josué lo derrotó y no dejó a nadie con vida.
34
Después de Laquis, Josué y los israelitas fueron a la ciudad de Eglón, acamparon ante ella y la atacaron.
35
Ese mismo día la tomaron, y mataron a filo de espada a todos los que vivían allí, destruyéndolos por completo como habían hecho con Laquis.
36
De Eglón siguieron a la ciudad de Hebrón, y la atacaron.
37
Cuando la tomaron, la destruyeron por completo y mataron a filo de espada al rey y a todas las personas y los animales que vivían allí y en los pueblos vecinos, tal como lo habían hecho en Eglón.
38
De allí, Josué y los israelitas se dirigieron a la ciudad de Debir y la atacaron,
39
matando a filo de espada a su rey y a los habitantes de los pueblos vecinos.
Ni un solo habitante de Debir quedó con vida;
todos fueron aniquilados, tal como lo habían hecho con Hebrón y Libná y con sus reyes.
40
Así pues, Josué conquistó toda la región.
Derrotó a los reyes de las montañas, del Négueb, de los llanos y de las cuestas.
Lo destruyó todo y los mató a todos;
no quedó nada, ni dejó vivo a nadie, tal y como el Señor, el Dios de Israel, se lo había ordenado.
41-42
De una sola vez derrotó a los reyes y conquistó todos sus territorios entre Cadés-barnea y Gaza, y toda la región de Gosen hasta la ciudad de Gabaón, porque el Señor, el Dios de Israel, peleaba en favor de los israelitas.
43
Después Josué volvió al campamento de Guilgal con todos los israelitas.