Josué manda espías a Jericó

1
Desde Sitim, Josué mandó en secreto a dos espías, y les dijo: «Vayan a explorar la región y la ciudad de Jericó
Ellos fueron, y llegaron a la casa de una prostituta de Jericó que se llamaba Rahab, en donde se quedaron a pasar la noche.
2
Pero alguien dio aviso al rey de Jericó, diciéndole:
Unos israelitas han venido esta noche a explorar la región.
3
Entonces el rey mandó a decir a Rahab:
Saca a los hombres que vinieron a verte y que están en tu casa, porque son espías.
4
Pero ella los escondió y dijo:
—Es verdad que unos hombres me visitaron, pero yo no supe de dónde eran.
5
Se fueron al caer la noche, porque a esa hora se cierra la puerta de la ciudad, y no sé a dónde se fueron.
Pero si ustedes salen en seguida a perseguirlos, los podrán alcanzar.
6
En realidad, ella los había hecho subir a la azotea, y estaban allí escondidos, entre unos manojos de lino puestos a secar.
7
Los hombres del rey los persiguieron en dirección del río Jordán, hasta los vados.
Tan pronto como los soldados salieron, fue cerrada la puerta de la ciudad.
8
Entonces, antes que los espías se durmieran, Rahab subió a la azotea y les dijo:
9
—Yo sé que el Señor les ha dado esta tierra a ustedes, porque él ha hecho que nosotros les tengamos mucho miedo.
Todos los que viven aquí están muertos de miedo por causa de ustedes.
10
Sabemos que cuando ustedes salieron de Egipto, Dios secó el agua del Mar Rojo para que ustedes lo pasaran.
También sabemos que ustedes aniquilaron por completo a Sihón y a Og, los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del río Jordán.
11
Es tanto el miedo que nos ha dado al saberlo, que nadie se atreve a enfrentarse con ustedes.
Porque el Señor, el Dios de ustedes, es Dios lo mismo arriba en el cielo que abajo en la tierra.
12
Por eso yo les pido que me juren aquí mismo, por el Señor, que van a tratar bien a mi familia, de la misma manera que yo los he tratado bien a ustedes.
Denme una prueba de su sinceridad,
13
y perdonen la vida a mi padre, a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es de ellos.
¡Sálvennos de la muerte!
14
Ellos le contestaron:
—Con nuestra propia vida respondemos de la vida de ustedes, con tal de que tú no digas nada de este asunto.
Cuando el Señor nos haya dado esta tierra, nosotros te trataremos bien y con lealtad.
15
Como Rahab vivía en una casa construida sobre la muralla misma de la ciudad, con una soga los hizo bajar por la ventana.
16
Y les dijo:
Váyanse a la montaña, para que no los encuentren los que andan buscándolos.
Escóndanse allí durante tres días, hasta que ellos vuelvan a la ciudad.
Después podrán ustedes seguir su camino.
17
Y ellos le contestaron:
Nosotros cumpliremos el juramento que nos has pedido hacerte.
18
Pero cuando entremos en el país, tú deberás colgar esta soga roja de la ventana por la que nos has hecho bajar.
Reúne entonces en tu casa a tu padre, tu madre, tus hermanos y toda la familia de tu padre.
19
Si alguno de ellos sale de tu casa, será responsable de su propia muerte;
la culpa no será nuestra.
Pero si alguien toca a quien esté en tu casa contigo, nosotros seremos los responsables.
20
Y si tú dices algo de este asunto, nosotros ya no estaremos obligados a cumplir el juramento que te hemos hecho.
21
Estamos de acuerdocontestó ella.
Entonces los despidió, y ellos se fueron.
Después ella ató la soga roja a su ventana.
22
Los dos espías se fueron a las montañas y se escondieron allí durante tres días, mientras los soldados los buscaban por todas partes sin encontrarlos, hasta que por fin volvieron a Jericó.
23
Entonces los espías bajaron de las montañas, cruzaron el río y regresaron a donde estaba Josué, a quien contaron todo lo que les había pasado.
24
Le dijeron: «El Señor ha puesto toda la región en nuestras manos.
Por causa nuestra, todos los que viven en el país están muertos de miedo