Derrota de los asirios

1
Cuando todos los que estaban en las tiendas supieron lo que había pasado, se quedaron aterrados,
2
se llenaron de pavor y pánico, y hubo una desbandada general;
salieron corriendo por todos los caminos de la llanura y de la región montañosa, sin que quedaran dos hombres juntos.
3
Los que estaban acampados en los cerros alrededor de Betulia también se dieron a la fuga.
Entonces todos los israelitas en edad de pelear salieron a perseguirlos.
4
Ozías envió gente a Betomestaim, a Bebai, a Cobá, a Colá y a toda la región montañosa de Israel, para que contaran lo que había sucedido y para que todos salieran a perseguir y destruir a los enemigos.
5
Al saberlo los israelitas, salieron todos a una y, lanzándose sobre los asirios, los derrotaron y los persiguieron hasta Hobá.
Cuando los que vivían en Jerusalén y en toda la región montañosa supieron lo que había sucedido en el campamento de los enemigos, también ellos se presentaron.
Los hombres de Galaad y de Galilea llegaron hasta Damasco y sus alrededores, se adelantaron a los asirios y les hicieron muchas bajas.
6
Los demás habitantes de Betulia cayeron sobre el campamento asirio, lo saquearon y se apoderaron de muchas riquezas.
7
Cuando los israelitas regresaron de la gran matanza, se apoderaron de lo que quedaba.
También los que vivían en los pueblos y aldeas de la región montañosa y de la llanura se apoderaron de una gran cantidad de cosas, porque era mucho lo que había.


Honores a Judit

8
El sumo sacerdote Joaquín y los ancianos de Israel que vivían en Jerusalén fueron a ver las maravillas que el Señor había realizado en favor de Israel, y a ver y felicitar a Judit.
9
Cuando llegaron a donde ella estaba, todos a una la alabaron y dijeron:
—¡Tú eres el orgullo de Jerusalén, la mayor gloria de Israel, el más grande honor de nuestra nación!
10
Con tu mano hiciste todo esto;
has hecho un gran bien a Israel;
el Señor te ha mostrado su favor.
¡Que el Señor todopoderoso te bendiga eternamente!
Y todo el pueblo añadió:
—¡Amén!
11
Durante treinta días, la gente se dedicó a saquear el campamento asirio.
Dieron a Judit la tienda de Holofernes, toda su vajilla de plata, sus camas, sus vasos y todos sus utensilios.
Ella los tomó y los puso sobre su mula, luego enganchó sus carros de bueyes, y lo puso todo encima.
12
Todas las mujeres de Israel salían corriendo a verla, alabándola y bailando en su honor.
Judit tomaba ramas y las repartía entre las mujeres que la acompañaban,
13
y se ponían coronas hechas de ramos de olivo.
Luego, yendo delante de todo el pueblo, encabezó el baile de las mujeres.
Detrás iban todos los hombres, armados, adornados con coronas y cantando himnos.


Canto de Judit

14
Entonces Judit, en medio de todo Israel, empezó a cantar el siguiente himno de alabanza, que todo el pueblo repetía a coro: