1
Entonces le enviaron mensajeros a hacerle propuestas de paz y decirle:
2
«Nosotros somos servidores del gran rey Nabucodonosor, y estamos a los pies de Su Excelencia;
haga con nosotros lo que le parezca mejor.
3
Nuestras habitaciones, todo nuestro territorio, nuestros campos de trigo, nuestras vacas y ovejas, y todo nuestro ganado están a su disposición;
haga Su Excelencia lo que quiera con todo ello.
4
Nuestras ciudades y todos sus habitantes están a su servicio;
venga Su Excelencia y trátelos como mejor le parezca
5
Los mensajeros se presentaron ante Holofernes y le dijeron todo esto.
6
Él bajó entonces a la costa con su ejército y puso guarniciones en las ciudades fortificadas, y de éstas sacó soldados escogidos para que sirvieran como tropas auxiliares.
7
En esas ciudades y en las regiones vecinas la gente lo recibió adornada de coronas y bailando al son de tambores.
8
Pero Holofernes destruyó sus templos y derribó sus árboles sagrados, porque tenía el encargo de destruir a todos los dioses de la tierra, para que todas las naciones adoraran solamente a Nabucodonosor y la gente de toda lengua y tribu lo invocara como dios.
9
Así llegó Holofernes hasta cerca de Esdrelón, junto a Dotán, frente a la gran cadena montañosa de Judea,
10
y acampó entre Gabá y Escitópolis, donde se quedó todo un mes recogiendo provisiones para su ejército.