El pecado de Nadab y Abihú

1
Nadab y Abihú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su brasero, pusieron lumbre e incienso en ellos y ofrecieron ante el Señor un fuego extraño que él no les había ordenado.
2
Entonces salió fuego de la presencia del Señor y los quemó por completo.
Así murieron ante el Señor.
3
Después Moisés le dijo a Aarón:
Esto es lo que el Señor quería decir cuando dijo:
“A los que se acercan a mí les mostraré mi santidad,
y a todos los israelitas les mostraré mi gloria.”
Y Aarón se quedó callado.
4
Luego Moisés llamó a Misael y a Elsafán, hijos de Uziel, tío de Aarón, y les dijo:
Vengan ustedes a sacar del santuario a sus parientes, y llévenselos fuera del campamento.
5
Ellos se acercaron y en sus propias túnicas se los llevaron fuera del campamento, tal como lo había ordenado Moisés.


Deberes y obligaciones de los sacerdotes

6
Luego Moisés les dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar:
—No se dejen suelto el pelo ni se rasguen la ropa en señal de luto, no sea que ustedes mueran y que Dios descargue su enojo sobre la comunidad.
Lo que sí deben lamentar sus hermanos de raza, todos los israelitas, es que el Señor haya tenido que provocar este incendio.
7
No se alejen tampoco de la entrada de la tienda del encuentro, para que no mueran, pues ustedes han sido consagrados con el aceite del Señor.
Y tal como Moisés lo ordenó, así lo hicieron.
8
Además, el Señor le habló a Aarón y le dijo:
9
«Cuando tú o tus hijos tengan que entrar en la tienda del encuentro, no deberán beber vino ni bebidas fermentadas, no sea que mueran.
Es una ley permanente, que pasará de padres a hijos,
10
para que ustedes puedan distinguir entre lo sagrado y lo profano, y entre lo puro y lo impuro,
11
y puedan también instruir a los israelitas en todas las leyes que el Señor les ha dado por medio de Moisés
12
Después Moisés les dijo a Aarón y a Eleazar e Itamar, los dos hijos que le quedaban a Aarón:
Tomen la ofrenda de cereales que ha quedado de las ofrendas quemadas al Señor, y cómanla sin levadura junto al altar, porque es una cosa santísima.
13
Cómanla en un lugar sagrado, porque eso es lo que les ha tocado a ti y a tus hijos de las ofrendas que se queman en honor del Señor.
Eso es lo que se me ha ordenado.
14
Y el pecho, que es la ofrenda especial, y el muslo, que es la contribución, los deberán comer en un lugar puro tú, y tus hijos e hijas, porque ésa es la parte que les corresponde de los sacrificios de reconciliación de los israelitas.
15
El muslo, que es la contribución, y el pecho, que es la ofrenda especial, serán llevados ante el Señor y presentados como ofrenda especial, junto con las grasas que se ofrecen para ser quemadas.
Esta parte será siempre tuya y de tus hijos, tal como el Señor lo ha ordenado.
16
Entonces Moisés preguntó por el chivo que se sacrifica por el pecado, y se encontró con que ya lo habían quemado.
Entonces se enojó con Eleazar e Itamar, los dos hijos que le quedaban a Aarón, y les dijo:
17
—¿Por qué no comieron el sacrificio por el pecado en un lugar sagrado? Es una cosa santísima, y el Señor se lo dio a ustedes para que ustedes carguen con la culpa de la comunidad y obtengan del Señor el perdón de sus pecados.
18
Puesto que la sangre no fue llevada al interior del santuario, ustedes tenían que haber comido el sacrificio en ese lugar sagrado, tal como yo lo había ordenado.
19
Y Aarón le contestó:
Mira, hoy han presentado ellos ante el Señor sus sacrificios por el pecado y sus holocaustos, y a mí me han sucedido cosas como estas.
Si yo hubiera comido hoy del sacrificio por el pecado, ¿le habría agradado al Señor?
20
Al oír esto, Moisés se dio por satisfecho.