Instrucciones sobre los sacrificios por la culpa

1
»Los sacrificios por la culpa son una cosa santísima.
Éstas son las instrucciones en cuanto a ellos:
2
El animal ofrecido por la culpa deberá ser degollado en el lugar donde se matan los animales que se ofrecen para ser quemados, y con su sangre se deberá rociar los costados del altar.
3
Se deberá ofrecer toda la grasa del animal: la que hay en la cola y la que cubre las vísceras,
4
los dos riñones, la grasa que los cubre y la que está sobre los lomos, así como la parte grasosa que está sobre el hígado, la cual se deberá quitar junto con los riñones.
5
Luego el sacerdote quemará esto sobre el altar, como ofrenda quemada en honor del Señor.
Es un sacrificio por la culpa,
6
y todos los sacerdotes podrán comer de él, aunque deberán hacerlo en un lugar consagrado, pues es una cosa santísima.
7
»El sacrificio por la culpa es como el sacrificio por el pecado, y las instrucciones son las mismas para los dos: lo ofrecido será para el sacerdote que oficie en el acto del perdón.
8
Igualmente, el sacerdote que sacrifique al animal que alguien haya ofrecido en holocausto, podrá quedarse con la piel del animal.
9
También todas las ofrendas de cereales horneadas, y todo lo preparado en cacerola y sartén, serán para el sacerdote que presente la ofrenda.
10
De la misma manera, todas las ofrendas de cereales, tanto las amasadas con aceite como las secas, serán para todos los descendientes de Aarón por partes iguales.


Instrucciones sobre los sacrificios de reconciliación

11
»Éstas son las instrucciones en cuanto a los sacrificios de reconciliación que se presentan al Señor:
12
Si el sacrificio es de acción de gracias, se ofrecerán también tortas sin levadura amasadas con aceite, hojuelas sin levadura rociadas de aceite, y tortas de harina de la mejor calidad amasadas con aceite;
13
y, junto con el sacrificio de acción de gracias y de reconciliación, se presentarán tortas de pan con levadura.
14
De toda ofrenda se tomará una parte y se presentará al Señor como contribución, y será para el sacerdote que rocíe la sangre del sacrificio de reconciliación.
15
»La carne del animal ofrecido en acción de gracias y reconciliación debe comerse el mismo día en que se ofrece;
no se debe guardar un solo pedazo para el día siguiente.
16
En caso de que el animal se ofrezca en cumplimiento de una promesa, o de que sea una ofrenda voluntaria, deberá comerse el mismo día en que se ofrece, pero lo que quede se podrá comer al día siguiente;
17
si a los tres días todavía queda carne del animal ofrecido, habrá que quemarla toda.
18
Y si alguien come al tercer día carne del sacrificio de reconciliación, el sacrificio no será aceptado ni tomado en cuenta, y la carne será considerada despreciable.
El que coma de ella cargará con ese pecado.
19
»La carne que toque cualquier cosa impura no debe ser comida, sino quemada.
»Todos los que estén puros podrán comer carne.
20
»La persona que estando impura coma carne del sacrificio de reconciliación, el cual pertenece al Señor, será eliminada de entre su pueblo.
21
»La persona que toque cualquier cosa impura, ya sea alguna impureza humana o impureza de animal, o cualquier otra cosa repugnante, y luego coma carne del sacrificio de reconciliación, el cual pertenece al Señor, será eliminada de entre su pueblo


Instrucciones sobre la grasa y la sangre

22
El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:
23
«Di a los israelitas lo siguiente: No deben comer nada de grasa de toro, de cordero o de cabra.
24
A la grasa de animales muertos o despedazados por las fieras pueden darle cualquier otro uso, pero no comerla.
25
»Cualquiera que coma grasa de animales de los que se presentan al Señor como ofrendas quemadas, será eliminado de entre su pueblo.
26
»Dondequiera que ustedes vivan, no deberán comer nada que tenga sangre de aves ni de animales.
27
La persona que coma cualquier clase de sangre será eliminada de entre su pueblo


La porción sacerdotal

28
El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:
29
«Di a los israelitas que el que presente al Señor un sacrificio de reconciliación, deberá llevarlo ante el Señor.
30
Con sus propias manos deberá llevar ante el Señor la ofrenda quemada, la grasa que cubre el pecho y el pecho mismo para celebrar ante el Señor el rito de presentación.
31
El sacerdote quemará la grasa en el altar, pero el pecho será para Aarón y sus descendientes.
32
El muslo derecho de los animales ofrecidos en reconciliación se le dará al sacerdote como contribución.
33
Ese muslo derecho le corresponderá al sacerdote que ofrezca la grasa y la sangre del sacrificio de reconciliación,
34
pues de los sacrificios de reconciliación que los israelitas me hacen he tomado el pecho como ofrenda especial, y el muslo como contribución, y se los he dado al sacerdote Aarón y a sus descendientes como la parte que siempre les corresponderá de las ofrendas de los israelitas
35
De las ofrendas que se queman en honor del Señor, éstas son las porciones que les corresponden a Aarón y a sus descendientes, a partir del día que el Señor los consagró como sacerdotes suyos.
36
El Señor ordenó que los israelitas se las dieran, a partir del día que los consagró, como una obligación permanente que pasaría de padres a hijos.
37
Éstas son las instrucciones en cuanto a los holocaustos, las ofrendas de cereales, los sacrificios por el pecado y por la culpa, las ofrendas de consagración y los sacrificios de reconciliación.
38
El Señor se las dio a Moisés en el monte Sinaí, cuando en el desierto de Sinaí ordenó a los israelitas que le presentaran ofrendas.