Aarón inicia su sacerdocio

1
Al octavo día Moisés llamó a Aarón y a sus hijos, y a los ancianos de Israel.
2
Y le dijo a Aarón: «Toma un becerro para el sacrificio por el pecado, y un carnero sin defecto para ofrecerlo en holocausto, y preséntalos ante el Señor.
3
A los israelitas diles que tomen un chivo como sacrificio por el pecado, un becerro y un cordero que sean de un año y que no tengan ningún defecto, para ofrecerlos como holocaustos,
4
y un toro y un carnero para matarlos ante el Señor como sacrificios de reconciliación.
Que traigan también una ofrenda de cereales amasada con aceite, porque el Señor se les va a manifestar hoy.»
5
Los israelitas llevaron hasta delante de la tienda del encuentro lo que Moisés había ordenado, y toda la comunidad se acercó y permaneció de pie ante el Señor.
6
Entonces Moisés dijo: «Esto es lo que el Señor ha ordenado.
Háganlo, y el Señor se manifestará a ustedes con gran esplendor
7
Luego le dijo Moisés a Aarón: «Acércate al altar, y presenta tu sacrificio por el pecado y el animal que vas a ofrecer en holocausto para el perdón de tus pecados y de los pecados de los israelitas.
Presenta también la ofrenda de los israelitas para el perdón de sus pecados, tal como el Señor lo ha ordenado
8
Aarón se acercó al altar y degolló el becerro que ofrecía por sus pecados.
9
En seguida sus hijos le acercaron la sangre, y Aarón, mojando sus dedos en ella, la untó en los cuernos del altar y derramó la sangre restante al pie del altar.
10
Luego quemó sobre el altar la grasa, los riñones y la parte grasosa del hígado del animal sacrificado por el pecado, tal como el Señor se lo había ordenado a Moisés.
11
Pero la carne y la piel las quemó fuera del campamento.
12
Aarón degolló también el animal que se ofrecía en holocausto, y sus hijos le llevaron la sangre, y con ella roció Aarón los costados del altar.
13
Luego le llevaron la cabeza y los pedazos cortados del animal que se ofrecía en holocausto, y Aarón los quemó sobre el altar;
14
luego lavó las vísceras y las piernas, y las quemó en el altar, lo mismo que el animal entero.
15
Aarón presentó también la ofrenda por los israelitas.
Tomó el chivo, que era el sacrificio por el pecado del pueblo, y lo degolló, ofreciéndolo por el pecado como había hecho con la ofrenda anterior.
16
Al presentar el animal que se ofrece en holocausto, lo hizo según lo establecido.
17
Luego presentó la ofrenda de cereales, de la que tomó un puñado y lo quemó sobre el altar, además de los holocaustos de la mañana.
18
Aarón degolló también el toro y el carnero que los israelitas ofrecían como sacrificio de reconciliación.
Sus hijos le entregaron la sangre, y él roció con ella los costados del altar.
19
También le entregaron las grasas del toro y del carnero, la cola, la grasa que cubre las vísceras, los riñones y la parte grasosa del hígado,
20
y pusieron las grasas junto con los pechos.
Entonces Aarón quemó las grasas en el altar,
21
pero con los pechos y los muslos derechos sólo celebró ante el Señor el rito de presentación, tal como el Señor se lo había ordenado a Moisés.
22
Aarón levantó sus manos sobre los israelitas y los bendijo, y después de haber presentado el sacrificio por el pecado, el holocausto y el sacrificio de reconciliación, se retiró del altar.
23
Luego Moisés y Aarón entraron en la tienda del encuentro, y al salir bendijeron a los israelitas.
Entonces el Señor se manifestó con gran esplendor a todo el pueblo:
24
salió fuego de la presencia del Señor y consumió el animal que iba a ser quemado y las grasas que estaban sobre el altar.
Al ver esto, todos los israelitas lanzaron gritos de alegría y se inclinaron hasta tocar el suelo con la frente.