Los discípulos arrancan espigas en sábado

1
Un sábado, Jesús caminaba entre los sembrados.
Sus discípulos arrancaban espigas de trigo, las desgranaban entre las manos y se comían los granos.
2
Entonces algunos fariseos les preguntaron:
—¿Por qué hacen ustedes algo que no está permitido hacer en sábado?
3
Jesús les contestó:
—¿No han leído ustedes lo que hizo David en una ocasión en que él y sus compañeros tuvieron hambre?
4
Entró en la casa de Dios y tomó los panes consagrados a Dios, comió de ellos y dio también a sus compañeros, a pesar de que solamente a los sacerdotes se les permitía comer de ese pan.
5
Y añadió:
—El Hijo del hombre tiene autoridad sobre el sábado.


Jesús sana a un enfermo en sábado

6
Otro sábado, Jesús entró en la sinagoga y comenzó a enseñar.
Había en ella un hombre que tenía la mano derecha tullida;
7
y los maestros de la ley y los fariseos espiaban a Jesús para ver si lo sanaría en sábado, y así tener algún pretexto para acusarlo.
8
Pero él, que sabía lo que estaban pensando, le dijo al hombre que tenía la mano tullida:
Levántate y ponte ahí en medio.
El hombre se levantó y se puso de pie,
9
y Jesús dijo a los otros:
—Les voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado: el bien o el mal? ¿Salvar una vida o destruirla?
10
Luego miró a todos los que lo rodeaban, y le dijo a aquel hombre:
Extiende la mano.
El hombre lo hizo así, y su mano quedó sana.
11
Pero los otros se enojaron mucho y comenzaron a discutir qué podrían hacer contra Jesús.


Jesús escoge a los doce apóstoles

12
Por aquellos días, Jesús se fue a un cerro a orar, y pasó toda la noche orando a Dios.
13
Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a quienes llamó apóstoles.
14
Éstos fueron: Simón, a quien puso también el nombre de Pedro;
Andrés, hermano de Simón;
Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé,
15
Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo;
Simón, al que llamaban el celote,
16
Judas, hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue quien traicionó a Jesús.


Jesús enseña a mucha gente

17
Jesús bajó del cerro con ellos y se detuvo en un llano.
Se habían juntado allí muchos de sus seguidores y mucha gente de toda la región de Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y Sidón.
18
Habían llegado para oír a Jesús y para que los curara de sus enfermedades.
Los que sufrían a causa de espíritus impuros, también quedaban sanos.
19
Así que toda la gente quería tocar a Jesús, porque los sanaba a todos con el poder que de él salía.


Lo que realmente cuenta ante Dios

20
Jesús miró a sus discípulos, y les dijo:
«Dichosos ustedes los pobres, pues de ustedes es el reino de Dios.
21
»Dichosos ustedes los que ahora tienen hambre, pues quedarán satisfechos.
»Dichosos ustedes los que ahora lloran, pues después reirán.
22
»Dichosos ustedes cuando la gente los odie, cuando los expulsen, cuando los insulten y cuando desprecien su nombre como cosa mala, por causa del Hijo del hombre.
23
Alégrense mucho, llénense de gozo en ese día, porque ustedes recibirán un gran premio en el cielo;
pues también así maltrataron los antepasados de esa gente a los profetas.
24
»Pero ¡ay de ustedes los ricos, pues ya han tenido su alegría!
25
»¡Ay de ustedes los que ahora están satisfechos, pues tendrán hambre!
»¡Ay de ustedes los que ahora ríen, pues van a llorar de tristeza!
26
»¡Ay de ustedes cuando todo el mundo los alabe, pues así hacían los antepasados de esa gente con los falsos profetas!


El amor a los enemigos

27
»Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian,
28
bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los insultan.
29
Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra;
y si alguien te quita la capa, déjale que se lleve también tu camisa.
30
A cualquiera que te pida algo, dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames.
31
Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes.
32
»Si ustedes aman solamente a quienes los aman a ustedes, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los pecadores se portan así.
33
Y si hacen bien solamente a quienes les hacen bien a ustedes, ¿qué tiene eso de extraordinario? También los pecadores se portan así.
34
Y si dan prestado sólo a aquellos de quienes piensan recibir algo, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores se prestan unos a otros, esperando recibir unos de otros.
35
Ustedes deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio.
Así será grande su recompensa, y ustedes serán hijos del Dios altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y los malos.
36
Sean ustedes compasivos, como también su Padre es compasivo.


No juzgar a otros

37
»No juzguen a otros, y Dios no los juzgará a ustedes.
No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes.
Perdonen, y Dios los perdonará.
38
Den a otros, y Dios les dará a ustedes.
Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta.
Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes
39
Jesús les puso esta comparación: «¿Acaso puede un ciego servir de guía a otro ciego? ¿No caerán los dos en algún hoyo?
40
Ningún discípulo es más que su maestro: cuando termine sus estudios llegará a ser como su maestro.
41
»¿Por qué te pones a mirar la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no te fijas en el tronco que tienes en el tuyo?
42
Y si no te das cuenta del tronco que tienes en tu propio ojo, ¿cómo te atreves a decir a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la astilla que tienes en el ojo”? ¡Hipócrita!, saca primero el tronco de tu propio ojo, y así podrás ver bien para sacar la astilla que tiene tu hermano en el suyo.


El árbol se conoce por su fruto

43
»No hay árbol bueno que pueda dar fruto malo, ni árbol malo que pueda dar fruto bueno.
44
Cada árbol se conoce por su fruto: no se cosechan higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas.
45
El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón.
Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca.


La casa bien o mal fundada

46
»¿Por qué me llaman ustedes, “Señor, Señor”, y no hacen lo que les digo?
47
Voy a decirles a quién se parece el que viene a mí y me oye y hace lo que digo:
48
se parece a un hombre que para construir una casa cavó primero bien hondo, y puso la base sobre la roca.
Cuando creció el río, el agua dio con fuerza contra la casa, pero ni moverla pudo, porque estaba bien construida.
49
Pero el que me oye y no hace lo que digo, se parece a un hombre que construyó su casa sobre la tierra y sin cimientos;
y cuando el río creció y dio con fuerza contra ella, se derrumbó y quedó completamente destruida