La venida del día del Señor

1
(3.19) El Señor todopoderoso dice: «Se acerca el día, ardiente como un horno, en que todos los orgullosos y malvados arderán como paja en una hoguera.
Ese día que ha de venir los quemará, y nada quedará de ellos.
2
(3.20) Pero para ustedes que me honran, mi justicia brillará como la luz del sol, que en sus rayos trae salud.
Y ustedes saltarán de alegría como becerros que salen del establo.
3
(3.21) En ese día que estoy preparando, ustedes pisotearán a los malvados como si fueran polvo.
4
(3.22) »Acuérdense de la ley que le di a mi siervo Moisés en el monte Horeb.
¡Eran preceptos y mandatos que todo Israel debía obedecer!
5
(3.23) »Miren ustedes: Voy a enviarles al profeta Elías, antes que llegue el día del Señor, que será un día grande y terrible.
6
(3.24) Y él hará que padres e hijos se reconcilien.
De lo contrario vendré y castigaré su país, destruyéndolo por completo