Jesús sana a un enfermo en sábado

1
Jesús entró otra vez en la sinagoga;
y había en ella un hombre que tenía una mano tullida.
2
Y espiaban a Jesús para ver si lo sanaría en sábado, y así tener de qué acusarlo.
3
Jesús le dijo entonces al hombre que tenía la mano tullida:
Levántate y ponte ahí en medio.
4
Luego preguntó a los otros:
—¿Qué está permitido hacer en sábado: el bien o el mal? ¿Salvar una vida o destruirla?
Pero ellos se quedaron callados.
5
Jesús miró entonces con enojo a los que le rodeaban, y entristecido por la dureza de su corazón le dijo a aquel hombre:
Extiende la mano.
El hombre la extendió, y su mano quedó sana.
6
Pero en cuanto los fariseos salieron, comenzaron a hacer planes con los del partido de Herodes para matar a Jesús.


Mucha gente a la orilla del lago

7
Jesús, seguido por mucha gente de Galilea, se fue con sus discípulos a la orilla del lago.
8
Cuando supieron las grandes cosas que hacía, también acudieron a verlo muchos de Judea, de Jerusalén, de Idumea, del oriente del Jordán y de la región de Tiro y Sidón.
9
Por esto, Jesús encargó a sus discípulos que le tuvieran lista una barca, para evitar que la multitud lo apretujara.
10
Porque había sanado a tantos, que todos los enfermos se echaban sobre él para tocarlo.
11
Y cuando los espíritus impuros lo veían, se ponían de rodillas delante de él y gritaban:
—¡Tú eres el Hijo de Dios!
12
Pero Jesús les ordenaba severamente que no hablaran de él en público.


Jesús escoge a los doce apóstoles

13
Después Jesús subió a un cerro, y llamó a los que le pareció bien.
Una vez reunidos,
14
eligió de entre ellos a doce, para que lo acompañaran y para mandarlos a anunciar el mensaje.
A éstos les dio el nombre de apóstoles,
15
y les dio autoridad para expulsar a los demonios.
16
Éstos son los doce que escogió: Simón, a quien puso el nombre de Pedro;
17
Santiago y su hermano Juan, hijos de Zebedeo, a quienes llamó Boanerges (es decir, «Hijos del Trueno») ;
18
Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás y Santiago, hijo de Alfeo;
Tadeo, Simón el cananeo,
19
y Judas Iscariote, que después traicionó a Jesús.


Acusación contra Jesús

20
Después entró Jesús en una casa, y otra vez se juntó tanta gente, que ni siquiera podían comer él y sus discípulos.
21
Cuando lo supieron los parientes de Jesús, fueron a llevárselo, pues decían que se había vuelto loco.
22
También los maestros de la ley que habían llegado de Jerusalén decían: «Beelzebú, el propio jefe de los demonios, es quien le ha dado a este hombre el poder de expulsarlos
23
Jesús los llamó, y les puso un ejemplo, diciendo: «¿Cómo puede Satanás expulsar al propio Satanás?
24
Un país dividido en bandos enemigos, no puede mantenerse;
25
y una familia dividida, no puede mantenerse.
26
Así también, si Satanás se divide y se levanta contramismo, no podrá mantenerse;
habrá llegado su fin.
27
»Nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y robarle sus cosas, si no lo ata primero;
solamente así podrá robárselas.
28
»Les aseguro que Dios dará su perdón a los hombres por todos los pecados y todo lo malo que digan:
29
pero el que ofenda con sus palabras al Espíritu Santo, nunca tendrá perdón, sino que será culpable para siempre
30
Esto lo dijo Jesús porque ellos afirmaban que tenía un espíritu impuro.


La madre y los hermanos de Jesús

31
Entre tanto llegaron la madre y los hermanos de Jesús, pero se quedaron afuera y mandaron llamarlo.
32
La gente que estaba sentada alrededor de Jesús le dijo:
—Tu madre, tus hermanos y tus hermanas están afuera, y te buscan.
33
Él les contestó:
—¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?
34
Luego, mirando a los que estaban sentados a su alrededor, añadió:
Éstos son mi madre y mis hermanos.
35
Pues cualquiera que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.