La parábola del sembrador

1
Otra vez comenzó Jesús a enseñar a la orilla del lago.
Como se reunió una gran multitud, Jesús subió a una barca que había en el lago, y se sentó, mientras la gente se quedaba en la orilla.
2
Entonces se puso a enseñarles muchas cosas por medio de parábolas.
En su enseñanza les decía:
3
«Oigan esto: Un sembrador salió a sembrar.
4
Y al sembrar, una parte de la semilla cayó en el camino, y llegaron las aves y se la comieron.
5
Otra parte cayó entre las piedras, donde no había mucha tierra;
esa semilla brotó pronto, porque la tierra no era muy honda;
6
pero el sol, al salir, la quemó, y como no tenía raíz, se secó.
7
Otra parte de la semilla cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron, de modo que la semilla no dio grano.
8
Pero otra parte cayó en buena tierra, y creció, dando una buena cosecha;
algunas espigas dieron treinta granos por semilla, otras sesenta granos, y otras cien
9
Y añadió Jesús: «Los que tienen oídos, oigan


El porqué de las parábolas

10
Después, cuando Jesús se quedó solo, los que estaban cerca de él junto con los doce discípulos le preguntaron qué quería decir aquella parábola.
11
Les contestó: «A ustedes, Dios les da a conocer el secreto de su reino;
pero a los que están afuera se les dice todo por medio de parábolas,
12
para que por más que miren, no vean, y por más que oigan, no entiendan, para que no se vuelvan a Dios, y él no los perdone


Jesús explica la parábola del sembrador

13
Les dijo: «¿No entienden ustedes esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderán todas las demás?
14
El que siembra la semilla representa al que anuncia el mensaje.
15
Hay quienes son como la semilla que cayó en el camino: oyen el mensaje, pero después de oírlo viene Satanás y les quita el mensaje sembrado en su corazón.
16
Otros son como la semilla sembrada entre las piedras: oyen el mensaje y lo reciben con gusto,
17
pero como no tienen suficiente raíz, no se mantienen firmes;
por eso, cuando por causa del mensaje sufren pruebas o persecución, pierden la fe.
18
Otros son como la semilla sembrada entre espinos: oyen el mensaje,
19
pero los negocios de la vida presente les preocupan demasiado, el amor por las riquezas los engaña, y quisieran poseer todas las cosas.
Todo esto entra en ellos, y ahoga el mensaje y no lo deja dar fruto.
20
Pero hay otros que oyen el mensaje y lo aceptan, y dan una buena cosecha, como la semilla sembrada en buena tierra.
De ésos, algunos rinden treinta, otros sesenta, y otros ciento por uno.»


La parábola de la lámpara

21
También les dijo: «¿Acaso se trae una lámpara para ponerla bajo un cajón o debajo de la cama? No, una lámpara se pone en alto, para que alumbre.
22
De la misma manera, no hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a ponerse en claro.
23
Los que tienen oídos, oigan
24
También les dijo: «Fíjense en lo que oyen.
Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les dará a ustedes;
y les dará todavía más.
25
Pues al que tiene, se le dará más;
pero al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará


La parábola del crecimiento de la semilla

26
Jesús dijo también: «Con el reino de Dios sucede como con el hombre que siembra semilla en la tierra:
27
que lo mismo da que esté dormido o despierto, que sea de noche o de día, la semilla nace y crece, sin que él sepa cómo.
28
Y es que la tierra produce por sí misma: primero el tallo, luego la espiga y más tarde los granos que llenan la espiga.
29
Y cuando ya el grano está maduro, lo recoge, porque ha llegado el tiempo de la cosecha


La parábola de la semilla de mostaza

30
También dijo Jesús: «¿A qué se parece el reino de Dios, o con qué podremos compararlo?
31
Es como una semilla de mostaza que se siembra en la tierra.
Es la más pequeña de todas las semillas del mundo,
32
pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las otras plantas del huerto, con ramas tan grandes que hasta las aves pueden posarse bajo su sombra


El uso que Jesús hacía de las parábolas

33
De esta manera les enseñaba Jesús el mensaje, por medio de muchas parábolas como éstas, según podían entender.
34
Pero no les decía nada sin parábolas, aunque a sus discípulos se lo explicaba todo aparte.


Jesús calma la tormenta

35
Al anochecer de aquel mismo día, Jesús dijo a sus discípulos:
Vamos al otro lado del lago.
36
Entonces dejaron a la gente y llevaron a Jesús en la barca en que ya estaba;
y también otras barcas lo acompañaban.
37
En esto se desató una tormenta, con un viento tan fuerte que las olas caían sobre la barca, de modo que se llenaba de agua.
38
Pero Jesús se había dormido en la parte de atrás, apoyado sobre una almohada.
Lo despertaron y le dijeron:
—¡Maestro! ¿No te importa que nos estemos hundiendo?
39
Jesús se levantó y dio una orden al viento, y dijo al mar:
—¡Silencio! ¡Quédate quieto!
El viento se calmó, y todo quedó completamente tranquilo.
40
Después dijo Jesús a los discípulos:
—¿Por qué están asustados? ¿Todavía no tienen fe?
41
Ellos se llenaron de miedo, y se preguntaban unos a otros:
—¿Quién será éste, que hasta el viento y el mar lo obedecen?