¿Quién es el más importante?

1
En aquella misma ocasión los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:
—¿Quién es el más importante en el reino de los cielos?
2
Jesús llamó entonces a un niño, lo puso en medio de ellos
3
y dijo:
—Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos.
4
El más importante en el reino de los cielos es el que se humilla y se vuelve como este niño.
5
Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí.


El peligro de caer en pecado

6
»A cualquiera que haga caer en pecado a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que lo hundieran en lo profundo del mar con una gran piedra de molino atada al cuello.
7
¡Qué malo es para el mundo que haya tantas incitaciones al pecado! Tiene que haberlas, pero ¡ay del hombre que haga pecar a los demás!
8
»Por eso, si tu mano o tu pie te hacen caer en pecado, córtatelos y échalos lejos de ti;
es mejor que entres en la vida manco o cojo, y no que con tus dos manos y tus dos pies seas arrojado al fuego eterno.
9
Y si tu ojo te hace caer en pecado, sácatelo y échalo lejos de ti;
es mejor que entres en la vida con un solo ojo, y no que con tus dos ojos seas arrojado al fuego del infierno.


La parábola de la oveja perdida

10
»No desprecien a ninguno de estos pequeños.
Pues les digo que en el cielo los ángeles de ellos están mirando siempre el rostro de mi Padre celestial.
11
12
»¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le extravía una de ellas, ¿acaso no dejará las otras noventa y nueve en el monte, para ir a buscar la oveja extraviada?
13
Y si logra encontrarla, de seguro se alegrará más por esa oveja que por las noventa y nueve que no se extraviaron.
14
Así también, el Padre de ustedes que está en el cielo no quiere que se pierda ninguno de estos pequeños.


Cómo se debe perdonar al hermano

15
»Si tu hermano te hace algo malo, habla con él a solas y hazle reconocer su falta.
Si te hace caso, ya has ganado a tu hermano.
16
Si no te hace caso, llama a una o dos personas más, para que toda acusación se base en el testimonio de dos o tres testigos.
17
Si tampoco les hace caso a ellos, díselo a la comunidad;
y si tampoco hace caso a la comunidad, entonces habrás de considerarlo como un pagano o como uno de esos que cobran impuestos para Roma.
18
»Les aseguro que lo que ustedes aten aquí en la tierra, también quedará atado en el cielo, y lo que ustedes desaten aquí en la tierra, también quedará desatado en el cielo.
19
»Esto les digo: Si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, mi Padre que está en el cielo se lo dará.
20
Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
21
Entonces Pedro fue y preguntó a Jesús:
Señor, ¿cuántas veces deberé perdonar a mi hermano, si me hace algo malo? ¿Hasta siete?
22
Jesús le contestó:
—No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.


La parábola del funcionario que no quiso perdonar

23
»Por esto, sucede con el reino de los cielos como con un rey que quiso hacer cuentas con sus funcionarios.
24
Estaba comenzando a hacerlas cuando le presentaron a uno que le debía muchos millones.
25
Como aquel funcionario no tenía con qué pagar, el rey ordenó que lo vendieran como esclavo, junto con su esposa, sus hijos y todo lo que tenía, para que quedara pagada la deuda.
26
El funcionario se arrodilló delante del rey, y le rogó: “Tenga usted paciencia conmigo y se lo pagaré todo.”
27
Y el rey tuvo compasión de él;
así que le perdonó la deuda y lo puso en libertad.
28
»Pero al salir, aquel funcionario se encontró con un compañero suyo que le debía una pequeña cantidad.
Lo agarró del cuello y comenzó a estrangularlo, diciéndole: “¡Págame lo que me debes!”
29
El compañero, arrodillándose delante de él, le rogó: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo.”
30
Pero el otro no quiso, sino que lo hizo meter en la cárcel hasta que le pagara la deuda.
31
Esto dolió mucho a los otros funcionarios, que fueron a contarle al rey todo lo sucedido.
32
Entonces el rey lo mandó llamar, y le dijo: “¡Malvado! Yo te perdoné toda aquella deuda porque me lo rogaste.
33
Puestambién debiste tener compasión de tu compañero, del mismo modo que yo tuve compasión de ti.”
34
Y tanto se enojó el rey, que ordenó castigarlo hasta que pagara todo lo que debía.
35
Jesús añadió:
Así hará también con ustedes mi Padre celestial, si cada uno de ustedes no perdona de corazón a su hermano.