Conspiración para arrestar a Jesús

1
Cuando Jesús terminó toda su enseñanza, dijo a sus discípulos:
2
Como ustedes saben, dentro de dos días es la fiesta de la Pascua, y el Hijo del hombre será entregado para que lo crucifiquen.
3
Por aquel tiempo, los jefes de los sacerdotes y los ancianos de los judíos se reunieron en el palacio de Caifás, el sumo sacerdote,
4
e hicieron planes para arrestar a Jesús mediante algún engaño, y matarlo.
5
Pero decían:
—No durante la fiesta, para que no se alborote la gente.


Una mujer derrama perfume sobre Jesús

6
Jesús estaba en Betania, en casa de Simón, al que llamaban el leproso;
7
en esto se le acercó una mujer que llevaba un frasco de alabastro lleno de un perfume muy caro.
Mientras Jesús estaba a la mesa, ella le derramó el perfume sobre la cabeza.
8
Los discípulos, al verlo, se enojaron y comenzaron a decir:
—¿Por qué se desperdicia esto?
9
Pudo haberse vendido por mucho dinero, para ayudar a los pobres.
10
Jesús lo oyó, y les dijo:
—¿Por qué molestan a esta mujer? Ha hecho una obra buena conmigo.
11
Pues a los pobres los tendrán siempre entre ustedes, pero a mí no siempre me van a tener.
12
Lo que ha hecho esta mujer, al derramar el perfume sobre mi cuerpo, es prepararme para mi entierro.
13
Les aseguro que en cualquier lugar del mundo donde se anuncie esta buena noticia, se hablará también de lo que hizo esta mujer, y así será recordada.


Judas traiciona a Jesús

14
Uno de los doce discípulos, el que se llamaba Judas Iscariote, fue a ver a los jefes de los sacerdotes
15
y les dijo:
—¿Cuánto me quieren dar, y yo les entrego a Jesús?
Ellos le pagaron treinta monedas de plata.
16
Y desde entonces Judas anduvo buscando el momento más oportuno para entregarles a Jesús.


La Cena del Señor

17
El primer día de la fiesta en que se comía el pan sin levadura, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:
—¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?
18
Él les contestó:
Vayan a la ciudad, a casa de Fulano, y díganle: “El Maestro dice: Mi hora está cerca, y voy a tu casa a celebrar la Pascua con mis discípulos.”
19
Los discípulos hicieron como Jesús les había mandado, y prepararon la cena de Pascua.
20
Cuando llegó la noche, Jesús estaba a la mesa con los doce discípulos;
21
y mientras comían, les dijo:
—Les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar.
22
Ellos se pusieron muy tristes, y comenzaron a preguntarle uno tras otro:
Señor, ¿acaso seré yo?
23
Jesús les contestó:
—Uno que moja el pan en el mismo plato que yo, va a traicionarme.
24
El Hijo del hombre ha de recorrer el camino que dicen las Escrituras;
pero ¡ay de aquel que lo traiciona! Hubiera sido mejor para él no haber nacido.
25
Entonces Judas, el que lo estaba traicionando, le preguntó:
Maestro, ¿acaso seré yo?
—Tú lo has dichocontestó Jesús.
26
Mientras comían, Jesús tomó en sus manos el pan y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a los discípulos, diciendo:
Tomen y coman, esto es mi cuerpo.
27
Luego tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, se la pasó a ellos, diciendo:
Beban todos ustedes de esta copa,
28
porque esto es mi sangre, con la que se confirma la alianza, sangre que es derramada en favor de muchos para perdón de sus pecados.
29
Pero les digo que no volveré a beber de este producto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre.


Jesús anuncia que Pedro lo negará

30
Después de cantar los salmos, se fueron al Monte de los Olivos.
31
Y Jesús les dijo:
Todos ustedes van a perder su fe en mí esta noche.
Así lo dicen las Escrituras: “Mataré al pastor, y las ovejas se dispersarán.”
32
Pero cuando yo resucite, los volveré a reunir en Galilea.
33
Pedro le contestó:
Aunque todos pierdan su fe en ti, yo no la perderé.
34
Jesús le dijo:
—Te aseguro que esta misma noche, antes que cante el gallo, me negarás tres veces.
35
Pedro afirmó:
Aunque tenga que morir contigo, no te negaré.
Y todos los discípulos decían lo mismo.


Jesús ora en Getsemaní

36
Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo:
Siéntense aquí, mientras yo voy allí a orar.
37
Y se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse muy triste y angustiado.
38
Les dijo:
Siento en mi alma una tristeza de muerte.
Quédense ustedes aquí, y permanezcan despiertos conmigo.
39
En seguida Jesús se fue un poco más adelante, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y oró diciendo: «Padre mío, si es posible, líbrame de este trago amargo;
pero que no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.»
40
Luego volvió a donde estaban los discípulos, y los encontró dormidos.
Le dijo a Pedro:
—¿Ni siquiera una hora pudieron ustedes mantenerse despiertos conmigo?
41
Manténganse despiertos y oren, para que no caigan en tentación.
Ustedes tienen buena voluntad, pero son débiles.
42
Por segunda vez se fue, y oró así: «Padre mío, si no es posible evitar que yo sufra esta prueba, hágase tu voluntad
43
Cuando volvió, encontró otra vez dormidos a los discípulos, porque sus ojos se les cerraban de sueño.
44
Los dejó y se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras.
45
Entonces regresó a donde estaban los discípulos, y les dijo:
—¿Siguen ustedes durmiendo y descansando? Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores.
46
Levántense, vámonos;
ya se acerca el que me traiciona.


Arrestan a Jesús

47
Todavía estaba hablando Jesús, cuando Judas, uno de los doce discípulos, llegó acompañado de mucha gente armada con espadas y con palos.
Iban de parte de los jefes de los sacerdotes y de los ancianos del pueblo.
48
Judas, el traidor, les había dado una contraseña, diciéndoles: «Al que yo bese, ése es;
arréstenlo
49
Así que, acercándose a Jesús, dijo:
—¡Buenas noches, Maestro!
Y lo besó.
50
Jesús le contestó:
Amigo, adelante con tus planes.
Entonces los otros se acercaron, echaron mano a Jesús y lo arrestaron.
51
En eso, uno de los que estaban con Jesús sacó su espada y le cortó una oreja al criado del sumo sacerdote.
52
Jesús le dijo:
Guarda tu espada en su lugar.
Porque todos los que pelean con la espada, también a espada morirán.
53
¿No sabes que yo podría rogarle a mi Padre, y él me mandaría ahora mismo más de doce ejércitos de ángeles?
54
Pero en ese caso, ¿cómo se cumplirían las Escrituras, que dicen que debe suceder así?
55
En seguida Jesús preguntó a la gente:
—¿Por qué han venido ustedes con espadas y con palos a arrestarme, como si yo fuera un bandido? Todos los días he estado enseñando en el templo, y nunca me arrestaron.
56
Pero todo esto sucede para que se cumpla lo que dijeron los profetas en las Escrituras.
En aquel momento, todos los discípulos dejaron solo a Jesús y huyeron.


Jesús ante la Junta Suprema

57
Los que habían arrestado a Jesús lo llevaron a la casa de Caifás, el sumo sacerdote, donde los maestros de la ley y los ancianos estaban reunidos.
58
Pedro lo siguió de lejos hasta el patio de la casa del sumo sacerdote.
Entró, y se quedó sentado con los guardianes del templo, para ver en qué terminaría todo aquello.
59
Los jefes de los sacerdotes y toda la Junta Suprema buscaban alguna prueba falsa para condenar a muerte a Jesús,
60
pero no la encontraron, a pesar de que muchas personas se presentaron y lo acusaron falsamente.
Por fin se presentaron dos más,
61
que afirmaron:
Este hombre dijo: “Yo puedo destruir el templo de Dios y volver a levantarlo en tres días.”
62
Entonces el sumo sacerdote se levantó y preguntó a Jesús:
—¿No contestas nada? ¿Qué es esto que están diciendo contra ti?
63
Pero Jesús se quedó callado.
El sumo sacerdote le dijo:
—En el nombre del Dios viviente te ordeno que digas la verdad.
Dinos si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios.
64
Jesús le contestó:
—Tú lo has dicho.
Y yo les digo también que ustedes van a ver al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo.
65
Entonces el sumo sacerdote se rasgó las ropas en señal de indignación, y dijo:
—¡Las palabras de este hombre son una ofensa contra Dios! ¿Qué necesidad tenemos de más testigos? Ustedes han oído sus palabras ofensivas;
66
¿qué les parece?
Ellos contestaron:
—Es culpable, y debe morir.
67
Entonces le escupieron en la cara y lo golpearon.
Otros le pegaron en la cara,
68
diciéndole:
—Tú que eres el Mesías, ¡adivina quién te pegó!


Pedro niega conocer a Jesús

69
Pedro, entre tanto, estaba sentado afuera, en el patio.
En esto, una sirvienta se le acercó y le dijo:
—Tú también andabas con Jesús, el de Galilea.
70
Pero Pedro lo negó delante de todos, diciendo:
—No sé de qué estás hablando.
71
Luego se fue a la puerta, donde otra lo vio y dijo a los demás:
Ése andaba con Jesús, el de Nazaret.
72
De nuevo Pedro lo negó, jurando:
—¡No conozco a ese hombre!
73
Poco después, los que estaban allí se acercaron a Pedro y le dijeron:
Seguro que tú también eres uno de ellos.
Hasta en tu manera de hablar se te nota.
74
Entonces él comenzó a jurar y perjurar, diciendo:
—¡No conozco a ese hombre!
En aquel mismo momento cantó un gallo,
75
y Pedro se acordó de que Jesús le había dicho: «Antes que cante el gallo, me negarás tres veces.» Y salió Pedro de allí, y lloró amargamente.