El diablo pone a prueba a Jesús

1
Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto, para que el diablo lo pusiera a prueba.
2
Estuvo cuarenta días y cuarenta noches sin comer, y después sintió hambre.
3
El diablo se acercó entonces a Jesús para ponerlo a prueba, y le dijo:
—Si de veras eres Hijo de Dios, ordena que estas piedras se conviertan en panes.
4
Pero Jesús le contestó:
—La Escritura dice: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios.”
5
Luego el diablo lo llevó a la santa ciudad de Jerusalén, lo subió a la parte más alta del templo
6
y le dijo:
—Si de veras eres Hijo de Dios, tírate abajo;
porque la Escritura dice:
Dios mandará que sus ángeles te cuiden.
Te levantarán con sus manos,
para que no tropieces con piedra alguna.”
7
Jesús le contestó:
También dice la Escritura: “No pongas a prueba al Señor tu Dios.”
8
Finalmente el diablo lo llevó a un cerro muy alto, y mostrándole todos los países del mundo y la grandeza de ellos,
9
le dijo:
—Yo te daré todo esto, si te arrodillas y me adoras.
10
Jesús le contestó:
Vete, Satanás, porque la Escritura dice: “Adora al Señor tu Dios, y sírvele sólo a él.”
11
Entonces el diablo se apartó de Jesús, y unos ángeles acudieron a servirle.


Jesús comienza su actividad en Galilea

12
Cuando Jesús oyó que habían metido a Juan en la cárcel, se dirigió a Galilea.
13
Pero no se quedó en Nazaret, sino que se fue a vivir a Cafarnaúm, a orillas del lago, en la región de las tribus de Zabulón y Neftalí.
14
Esto sucedió para que se cumpliera lo que había escrito el profeta Isaías:
15
«Tierra de Zabulón y de Neftalí,
al otro lado del Jordán,
a la orilla del mar:
Galilea, donde viven los paganos.
16
El pueblo que andaba en la oscuridad
vio una gran luz;
una luz ha brillado
para los que vivían en sombras de muerte
17
Desde entonces Jesús comenzó a proclamar: «Vuélvanse a Dios, porque el reino de los cielos está cerca


Jesús llama a cuatro pescadores

18
Jesús iba caminando por la orilla del Lago de Galilea, cuando vio a dos hermanos: uno era Simón, también llamado Pedro, y el otro Andrés.
Eran pescadores, y estaban echando la red al agua.
19
Jesús les dijo:
Síganme, y yo los haré pescadores de hombres.
20
Al momento dejaron sus redes y se fueron con él.
21
Un poco más adelante, Jesús vio a otros dos hermanos: Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en una barca arreglando las redes.
Jesús los llamó,
22
y en seguida ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron.


Jesús enseña a mucha gente

23
Jesús recorría toda Galilea, enseñando en la sinagoga de cada lugar.
Anunciaba la buena noticia del reino y curaba a la gente de todas sus enfermedades y dolencias.
24
Se hablaba de Jesús en toda la región de Siria, y le traían a cuantos sufrían de diferentes males, enfermedades y dolores, y a los endemoniados, a los epilépticos y a los paralíticos.
Y Jesús los sanaba.
25
Mucha gente de Galilea, de los pueblos de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y de la región al oriente del Jordán seguía a Jesús.