Jesús sana a un leproso

1
Cuando Jesús bajó del monte, mucha gente lo siguió.
2
En esto se le acercó un hombre enfermo de lepra, el cual se puso de rodillas delante de él y le dijo:
Señor, si quieres, puedes limpiarme de mi enfermedad.
3
Jesús lo tocó con la mano, y dijo:
Quiero.
¡Queda limpio!
Al momento, el leproso quedó limpio de su enfermedad.
4
Jesús añadió:
Mira, no se lo digas a nadie;
solamente ve y preséntate al sacerdote, y lleva la ofrenda que ordenó Moisés, para que conste ante los sacerdotes.


Jesús sana al criado de un capitán romano

5
Al entrar Jesús en Cafarnaúm, un capitán romano se le acercó para hacerle un ruego.
6
Le dijo:
Señor, mi criado está en casa enfermo, paralizado y sufriendo terribles dolores.
7
Jesús le respondió:
Iré a sanarlo.
8
El capitán contestó:
Señor, yo no merezco que entres en mi casa;
solamente da la orden, y mi criado quedará sano.
9
Porque yo mismo estoy bajo órdenes superiores, y a la vez tengo soldados bajo mi mando.
Cuando le digo a uno de ellos que vaya, va;
cuando le digo a otro que venga, viene;
y cuando mando a mi criado que haga algo, lo hace.
10
Jesús se quedó admirado al oír esto, y dijo a los que le seguían:
—Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe como este hombre.
11
Y les digo que muchos vendrán de oriente y de occidente, y se sentarán a comer con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos,
12
pero los que deberían estar en el reino, serán echados a la oscuridad de afuera.
Entonces vendrán el llanto y la desesperación.
13
Luego Jesús dijo al capitán:
Vete a tu casa, y que se haga tal como has creído.
En ese mismo momento el criado quedó sano.


Jesús sana a la suegra de Pedro

14
Jesús fue a casa de Pedro, donde encontró a la suegra de éste en cama y con fiebre.
15
Jesús tocó entonces la mano de ella, y la fiebre se le quitó, así que ella se levantó y comenzó a atenderlo.


Jesús sana a muchos enfermos

16
Al anochecer llevaron a Jesús muchas personas endemoniadas;
y con una orden expulsó a los espíritus malos, y también sanó a todos los enfermos.
17
Esto sucedió para que se cumpliera lo que anunció el profeta Isaías, cuando dijo: «Él tomó nuestras debilidades y cargó con nuestras enfermedades


Para seguir a Jesús

18
Jesús, al verse rodeado por la multitud, dio orden de pasar al otro lado del lago.
19
Entonces se le acercó un maestro de la ley, y le dijo:
Maestro, deseo seguirte a dondequiera que vayas.
20
Jesús le contestó:
—Las zorras tienen cuevas y las aves tienen nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde recostar la cabeza.
21
Otro, que era uno de sus discípulos, le dijo:
Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre.
22
Jesús le contestó:
Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.


Jesús calma la tormenta

23
Jesús subió a la barca, y sus discípulos lo acompañaron.
24
En esto se desató sobre el lago una tormenta tan fuerte que las olas cubrían la barca.
Pero Jesús se había dormido.
25
Entonces sus discípulos fueron a despertarlo, diciéndole:
—¡Señor, sálvanos! ¡Nos estamos hundiendo!
26
Él les contestó:
—¿Por qué tanto miedo? ¡Qué poca fe tienen ustedes!
Dicho esto, se levantó y dio una orden al viento y al mar, y todo quedó completamente tranquilo.
27
Ellos, admirados, se preguntaban:
—¿Pues quién será éste, que hasta los vientos y el mar lo obedecen?


Los endemoniados de Gadara

28
Cuando Jesús llegó al otro lado del lago, a la tierra de Gadara, dos endemoniados salieron de entre las tumbas y se acercaron a él.
Eran tan feroces que nadie podía pasar por aquel camino;
29
y se pusieron a gritar:
—¡No te metas con nosotros, Hijo de Dios! ¿Viniste acá para atormentarnos antes de tiempo?
30
A cierta distancia de allí había muchos cerdos comiendo,
31
y los demonios le rogaron a Jesús:
—Si nos expulsas, déjanos entrar en esos cerdos.
32
Jesús les dijo:
Vayan.
Los demonios salieron de los hombres y entraron en los cerdos;
y al momento todos los cerdos echaron a correr pendiente abajo hasta el lago, y allí se ahogaron.
33
Los que cuidaban de los cerdos salieron huyendo, y al llegar al pueblo comenzaron a contar lo sucedido, todo lo que había pasado con los endemoniados.
34
Entonces todos los del pueblo salieron a donde estaba Jesús, y al verlo le rogaron que se fuera de aquellos lugares.