Instrucciones para encender las lámparas

1
El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:
2
«Dile a Aarón que, cuando acomode las lámparas, haga que su luz dé hacia el frente del candelabro
3
Aarón cumplió lo que el Señor ordenó a Moisés, y acomodó las lámparas de modo que alumbraran hacia el frente del candelabro.
4
El candelabro estaba hecho de oro labrado a martillo, desde su base hasta la punta de sus pétalos.
Moisés hizo el candelabro según el modelo que el Señor le había mostrado.


Consagración de los levitas

5
El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:
6
«Aparta a los levitas de entre los demás israelitas, y purifícalos.
7
El rito para la purificación será el siguiente: Tú los rociarás con el agua de la purificación, y después ellos se afeitarán todo el cuerpo y lavarán su ropa;
así quedarán puros.
8
Luego tomarán un becerro y un poco de la mejor harina, amasada con aceite, para hacer la ofrenda de cereales correspondiente, además de otro becerro para el sacrificio por el pecado.
9
harás que los levitas se acerquen a la tienda del encuentro y que todos los israelitas se reúnan.
10
En seguida harás que los levitas se presenten delante de mí y que los israelitas les vayan poniendo las manos sobre la cabeza.
11
Aarón celebrará ante mí el rito de presentación de los levitas por parte de los israelitas, y así los levitas quedarán dedicados a mi servicio.
12
Después los levitas pondrán las manos sobre la cabeza de los becerros, y uno de los becerros será ofrecido como sacrificio por el pecado, y el otro como holocausto para purificar a los levitas.
13
Luego tú los colocarás ante Aarón y sus hijos, y celebrarás el rito de presentación para dedicármelos;
14
así apartarás a los levitas de entre los demás israelitas para que sean míos.
15
Después irán ellos a prestar su servicio en la tienda del encuentro.
Deberás purificarlos y presentármelos como una ofrenda especial,
16
porque de entre todos los israelitas, ellos están dedicados a mí.
Yo los he aceptado a cambio de todos los primeros hijos de los israelitas,
17
porque a mí me pertenecen todos los primeros hijos de los israelitas, así como las primeras crías de sus animales.
Cuando hice morir a los hijos mayores de los egipcios, reservé para mí los hijos mayores de los israelitas.
18
Pero a cambio de ellos acepté a los levitas.
19
Yo escogí a los levitas de entre los demás israelitas, y se los entregué a Aarón y a sus hijos, para que, en nombre de los israelitas, se encarguen del servicio en la tienda del encuentro y obtengan el perdón del Señor para los israelitas.
Así los israelitas no tendrán que acercarse al santuario, y no les pasará nada malo
20
Moisés, Aarón y todo el pueblo de Israel cumplieron lo que el Señor ordenó a Moisés con respecto a los levitas.
21
Los levitas se purificaron y lavaron su ropa, y Aarón los presentó como ofrenda especial ante el Señor, celebrando el rito de purificación por ellos.
22
Después de todo esto, los levitas fueron a cumplir con sus deberes en la tienda del encuentro, bajo la vigilancia de Aarón y sus hijos.
Tal como el Señor se lo ordenó a Moisés, así se hizo con los levitas.


Periodo de servicio de los levitas

23
El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:
24
«Los levitas deben comenzar a prestar sus servicios en la tienda del encuentro a los veinticinco años de edad,
25
y retirarse de servicio a los cincuenta.
26
Después de esa edad podrán ayudar a sus compañeros en sus oficios en la tienda del encuentro, pero no prestar servicio regular.
Así deberás organizar el servicio de los levitas