Armonía y humildad

1
Así que, si Cristo les ha dado el poder de animar, si el amor los impulsa a consolar a otros, si todos participan del mismo Espíritu, si tienen un corazón compasivo,
2
llénenme de alegría viviendo todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito.
3
No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo.
4
Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros.


La humillación y la exaltación de Cristo

5
Tengan unos con otros la manera de pensar propia de quien está unido a Cristo Jesús,
6
el cual:
Aunque existía con el mismo ser de Dios,
no se aferró a su igualdad con él,
7
sino que renunció a lo que era suyo
y tomó naturaleza de siervo.
Haciéndose como todos los hombres
y presentándose como un hombre cualquiera,
8
se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte,
hasta la muerte en la cruz.
9
Por eso Dios le dio el más alto honor
y el más excelente de todos los nombres,
10
para que, ante ese nombre concedido a Jesús,
doblen todos las rodillas
en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra,
11
y todos reconozcan que Jesucristo es Señor,
para gloria de Dios Padre.


Hacer efectiva la salvación

12
Por tanto, mis queridos hermanos, así como ustedes me han obedecido siempre, y no sólo cuando he estado entre ustedes, obedézcanme más ahora que estoy lejos.
Hagan efectiva su propia salvación con profunda reverencia;
13
pues Dios, según su bondadosa determinación, es quien hace nacer en ustedes los buenos deseos y quien los ayuda a llevarlos a cabo.
14
Háganlo todo sin murmuraciones ni discusiones,
15
para que nadie encuentre en ustedes culpa ni falta alguna, y sean hijos de Dios sin mancha en medio de esta gente mala y perversa.
Entre ellos brillan ustedes como estrellas en el mundo,
16
manteniendo firme el mensaje de vida.
Así, cuando venga Cristo, yo podré sentirme orgulloso de ustedes, sabiendo que no he corrido ni trabajado en vano.
17
Y aunque mi propia vida sea sacrificada para completar la ofrenda que ustedes hacen a Dios por su fe, yo me alegro y comparto esa alegría con todos ustedes.
18
Alégrense ustedes también, y tomen parte en mi alegría.


Timoteo

19
Confiado en el Señor Jesús, espero mandarles pronto a Timoteo, para alegrarme al recibir noticias de ustedes.
20
Porque no tengo a ningún otro que comparta tanto mis propios sentimientos y que de veras se preocupe por el bien de ustedes;
21
todos buscan su propio interés, y no el interés de Jesucristo.
22
Pero ustedes ya saben del buen comportamiento de Timoteo y de cómo ha servido conmigo en el anuncio del evangelio, ayudándome como si fuera mi hijo.
23
Así que espero enviárselo en cuanto yo sepa qué va a pasar conmigo;
24
aunque confío en el Señor que también yo mismo iré pronto.


Epafrodito

25
Igualmente me parece necesario mandarles al hermano Epafrodito, mi compañero de trabajo y de armas, al que ustedes mismos me enviaron para atender mis necesidades.
26
Él siente mucha nostalgia de todos ustedes, y está muy preocupado porque ustedes supieron que se encontraba enfermo.
27
Y es verdad que lo estuvo, y hasta a punto de morir;
pero Dios tuvo compasión de él, y no sólo de él sino también de mí, para que no tuviera yo más tristezas de las que ya tengo.
28
Por eso se lo envío a toda prisa, para que ustedes se alegren de verlo otra vez y para que yo no esté tan triste.
29
Recíbanlo con toda alegría, como hermano en el Señor, y estimen siempre a los que son como él,
30
ya que estuvo a punto de morir por servir a Cristo.
Puso en peligro su vida, y estuvo cerca de la muerte, por prestarme los servicios que ustedes no me podían prestar personalmente.