Artimañas de la mujer adúltera

1
Obedece mis palabras, hijo mío;
guarda en tu mente mis mandamientos.
2
Obedece mis mandamientos y enseñanzas;
cuídalos como a las niñas de tus ojos, y vivirás.
3
Átalos a tus dedos,
grábatelos en la mente.
4
Haz de la sabiduría tu hermana,
haz de la inteligencia tu amiga.
5
Ellas te librarán de la mujer adúltera,
de la extraña de palabras seductoras.
6
Un día estaba yo mirando
entre las rejas de mi ventana
7
a unos jóvenes sin experiencia,
y me fijé en el más imprudente de ellos.
8
Al llegar a la esquina cruzó la calle
en dirección a la casa de aquella mujer.
9
La tarde iba cayendo,
y comenzaba a oscurecer.
10
De pronto la mujer salió a su encuentro,
con toda la apariencia y los gestos de una prostituta,
11
de una mujer ligera y caprichosa
que no puede estarse en su casa
12
y que anda por calles, plazas y esquinas
esperando atrapar al primero que pase.
13
La mujer abrazó y besó al joven,
y descaradamente le dijo:
14
«Yo había prometido sacrificios de reconciliación,
y hoy he cumplido mi promesa.
15
Por eso he salido a tu encuentro;
¡tenía ganas de verte, y te he encontrado!
16
Sobre mi cama he tendido
una hermosa colcha de lino egipcio,
17
la he perfumado con aroma
de mirra, áloe y canela.
18
Ven, vaciemos hasta el fondo la copa del amor;
gocemos del amor hasta que amanezca,
19
pues mi esposo no está en casa:
ha salido para un largo viaje;
20
se ha llevado una bolsa de dinero
y no volverá hasta el día de la luna llena
21
Sus palabras melosas e insistentes
acabaron por convencer al muchacho,
22
que sin más se fue tras ella:
como un buey rumbo al matadero,
como un ciervo que cae en la trampa
23
y al que luego una flecha le parte el corazón;
como un ave que se lanza contra la red
sin saber que eso le va a costar la vida.
24
Así pues, hijo mío, escúchame;
presta atención a mis palabras.
25
No desvíes hacia esa mujer tus pensamientos;
no te pierdas por ir tras ella,
26
porque a muchos los ha herido de muerte;
¡sus víctimas son numerosas!
27
Tomar el camino de su casa
es tomar el camino de la muerte.