Dios protege a los suyos
(1a) Cántico de las subidas.


1
(1b) Los que confían en el Señor son inconmovibles;
igual que el monte Sión, permanecen para siempre.
2
Así como los montes rodean a Jerusalén,
el Señor rodea a su pueblo ahora y siempre.
3
El mal gobierno no siempre dominará
en la tierra que Dios ha dado a su pueblo,
no sea que su pueblo comience
a practicar la maldad.
4
Señor, haz bien a los hombres buenos,
a los hombres de corazón sincero;
5
pero a los que van por mal camino
hazlos correr la suerte de los malhechores.
¡Que haya paz en Israel!