¡Haz que cambie nuestra suerte!
(1a) Cántico de las subidas.


1
(1b) Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos pareció que estábamos soñando.
2
Entonces nuestra boca y nuestros labios
se llenaron de risas y gritos de alegría;
entonces los paganos decían:
«¡El Señor ha hecho grandes cosas por ellos
3
Sí, el Señor había hecho grandes cosas por nosotros,
y estábamos alegres.
4
¡Señor, haz que cambie de nuevo nuestra suerte,
como cambia el desierto con las lluvias!
5
Los que siembran con lágrimas,
cosecharán con gritos de alegría.
6
Aunque lloren mientras llevan el saco de semilla,
volverán cantando de alegría,
con manojos de trigo entre los brazos.