Todo viene del Señor
(1a) Cántico de las subidas, de Salomón.


1
(1b) Si el Señor no construye la casa,
de nada sirve que trabajen los constructores;
si el Señor no protege la ciudad,
de nada sirve que vigilen los centinelas.
2
De nada sirve trabajar de sol a sol
y comer un pan ganado con dolor,
cuando Dios lo da a sus amigos mientras duermen.
3
Los hijos que nos nacen
son ricas bendiciones del Señor.
4
Los hijos que nos nacen en la juventud
son como flechas en manos de un guerrero.
5
¡Feliz el hombre que tiene muchas flechas como ésas!
No será avergonzado por sus enemigos
cuando se defienda de ellos ante los jueces.