El Señor da libertad
(1a) Cántico de las subidas.


1
(1b) Por muchas angustias he pasado
desde mi juventud
—que lo diga ahora Israel—,
2
por muchas angustias he pasado
desde mi juventud,
pero no han podido conmigo.
3
Me han herido la espalda con azotes,
y me han abierto grandes surcos,
4
pero el Señor, que es justo,
me ha librado del dominio de los malvados.
5
¡Que sean avergonzados y huyan
los enemigos de Sión!
6
¡Que sean como la hierba que crece en los tejados,
que antes de arrancarla se marchita!
7
Hierba que nunca llena las manos
del que cosecha el trigo y lo ata en manojos;
8
hierba de la que nadie que pase dirá:
«¡El Señor los ha bendecido
Nosotros los bendecimos a ustedes
en el nombre del Señor.