Junto a los ríos de Babilonia

1
Sentados junto a los ríos de Babilonia,
llorábamos al acordarnos de Sión.
2
En los álamos que hay en la ciudad
colgábamos nuestras arpas.
3
Allí, los que nos habían llevado cautivos,
los que todo nos lo habían arrebatado,
nos pedían que cantáramos con alegría;
¡que les cantáramos canciones de Sión!
4
¿Cantar nosotros canciones del Señor
en tierra extraña?
5
¡Si llego a olvidarte, Jerusalén,
que se me seque la mano derecha!
6
¡Que se me pegue la lengua al paladar
si no me acuerdo de ti,
si no te pongo, Jerusalén,
por encima de mi propia alegría!
7
Señor, acuérdate de los edomitas,
que cuando Jerusalén cayó, decían:
«¡Destrúyanla, destrúyanla hasta sus cimientos
8
¡Tú, Babilonia, serás destruida!
¡Feliz el que te dé tu merecido
por lo que nos hiciste!
9
¡Feliz el que agarre a tus niños
y los estrelle contra las rocas!