Un canto de victoria
(1) Del maestro de coro.
Salmo de David.


1
(2) Señor,
el rey está alegre porque le has dado fuerzas;
¡está muy alegre porque le has dado la victoria!
2
(3) Has cumplido sus deseos;
no le has negado sus peticiones.
3
(4) Lo recibiste con grandes bendiciones
y le pusiste una corona de oro.
4
(5) Te pidió vida, y se la diste:
vida larga y duradera.
5
(6) Gracias a tu ayuda, es grande su poder;
le has dado honor y dignidad.
6
(7) Lo has bendecido para siempre;
con tu presencia lo llenas de alegría.
7
(8) Tú, oh rey, jamás caerás, pues confías en el Señor;
¡confías en el amor del Altísimo!
8
(9) Tu poder alcanzará a todos tus enemigos;
tu derecha alcanzará a los que te odian;
9
(10) los pondrás en un horno encendido
cuando aparezcas para juzgar.
El Señor, en su furor,
los consumirá con un fuego destructor.
10
(11) Borrarás del mundo y de entre los hombres
a sus hijos y sus descendientes.
11
(12) Aunque quieran hacerte daño
y hagan planes contra ti,
no se saldrán con la suya,
12
(13) pues tú los pondrás en fuga;
con tu arco apuntarás contra ellos.
13
(14) ¡Levántate con tu poder, Señor!
¡Celebraremos con himnos tus victorias!