El Rey de la gloria
(1a) Salmo de David.


1
(1b) Del Señor es el mundo entero,
con todo lo que en él hay,
con todo lo que en él vive.
2
Porque el Señor puso las bases de la tierra
y la afirmó sobre los mares y los ríos.
3
¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede permanecer en su santo templo?
4
El que tiene las manos y la mente
limpias de todo pecado;
el que no adora ídolos
ni hace juramentos falsos.
5
El Señor, su Dios y Salvador,
lo bendecirá y le hará justicia.
6
Así deben ser los que buscan al Señor,
los que buscan la presencia del Dios de Jacob.
7
¡Ábranse, puertas eternas!
¡Quédense abiertas de par en par,
y entrará el Rey de la gloria!
8
¿Quién es este Rey de la gloria?
¡Es el Señor, el fuerte y valiente!
¡Es el Señor, valiente en la batalla!
9
¡Ábranse, puertas eternas!
¡Quédense abiertas de par en par,
y entrará el Rey de la gloria!
10
¿Quién es este Rey de la gloria?
¡Es el Señor todopoderoso!
¡Él es el Rey de la gloria!