Confesión y perdón
(1a) Instrucción de David.


1
(1b) Feliz el hombre a quien sus culpas y pecados
le han sido perdonados por completo.
2
Feliz el hombre que no es mal intencionado
y a quien el Señor no acusa de falta alguna.
3
Mientras no confesé mi pecado,
mi cuerpo iba decayendo
por mi gemir de todo el día,
4
pues de día y de noche
tu mano pesaba sobre mí.
Como flor marchita por el calor del verano,
así me sentía decaer.
5
Pero te confesé sin reservas
mi pecado y mi maldad;
decidí confesarte mis pecados,
y tú, Señor, los perdonaste.
6
Por eso, en momentos de angustia
los fieles te invocarán,
y aunque las aguas caudalosas se desborden,
no llegarán hasta ellos.
7
eres mi refugio:
me proteges del peligro,
me rodeas de gritos de liberación.
8
El Señor dice:
«Mis ojos están puestos en ti.
Yo te daré instrucciones,
te daré consejos,
te enseñaré el camino que debes seguir.
9
No seas como el mulo o el caballo,
que no pueden entender
y hay que detener su brío
con el freno y con la rienda,
pues de otra manera no se acercan a ti.»
10
Los malvados tendrán muchos dolores,
pero el amor del Señor envuelve
a los que en él confían.
11
Alégrense en el Señor,
hombres buenos y honrados;
¡alégrense y griten de alegría!