Alabanzas a la bondad del Señor
(1) De David, cuando se retiró de la presencia de Abimélec, ante quien había fingido sufrir un ataque de locura.


1
(2) Bendeciré al Señor a todas horas;
mis labios siempre lo alabarán.
2
(3) Yo me siento orgulloso del Señor;
¡óiganlo y alégrense, hombres humildes!
3
(4) Alabemos juntos y a una voz
la grandeza del nombre del Señor.
4
(5) Recurrí al Señor, y él me contestó,
y me libró de todos mis temores.
5
(6) Los que miran al Señor
quedan radiantes de alegría
y jamás se verán defraudados.
6
(7) Este pobre gritó, y el Señor lo oyó
y lo libró de todas sus angustias.
7
(8) El ángel del Señor protege y salva
a los que honran al Señor.
8
(9) Prueben, y vean que el Señor es bueno.
¡Feliz el hombre que en él confía!
9
(10) Honren al Señor, los consagrados a él,
pues nada faltará a los que lo honran.
10
(11) Los ricos se vuelven pobres, y sufren hambre,
pero a los que buscan al Señor nunca les faltará ningún bien.
11
(12) Vengan, hijos míos, y escúchenme:
voy a enseñarles a honrar al Señor.
12
(13) ¿Quieres vivir mucho tiempo?
¿Quieres gozar de la vida?
13
(14) Pues refrena tu lengua de hablar mal,
y nunca digan mentiras tus labios.
14
(15) Aléjate de la maldad, y haz lo bueno;
busca la paz, y síguela.
15
(16) El Señor cuida de los hombres honrados
y presta oído a sus clamores.
16
(17) El Señor está en contra de los malhechores,
para borrar de la tierra su recuerdo.
17
(18) El Señor atiende al clamor del hombre honrado,
y lo libra de todas sus angustias.
18
(19) El Señor está cerca, para salvar a los que tienen el corazón hecho pedazos
y han perdido la esperanza.
19
(20) El hombre honrado pasa por muchos males,
pero el Señor lo libra de todos ellos.
20
(21) Él le protege todos los huesos;
ni uno solo le romperán.
21
(22) A los malvados los mata su propia maldad;
los que odian al hombre honrado serán castigados.
22
(23) Pero el Señor salva la vida a sus siervos;
¡no serán castigados los que en él confían!