Plena confianza en el Señor
(1) Del maestro de coro, con instrumentos de cuerda.
Salmo de David.


1
(2) Dios y defensor mío,
¡contéstame cuando te llame!
Tú, que en mi angustia me diste alivio,
¡ten compasión de mí y escucha mi oración!
2
(3) Ustedes, que se creen grandes señores,
¿hasta cuándo ofenderán mi honor?,
¿hasta cuándo desearán y buscarán
lo que no tiene sentido,
lo que sólo es falsedad?
3
(4) Sepan que el Señor prefiere al hombre que le es fiel;
sepan que el Señor me escucha cuando lo llamo.
4
(5) ¡Tiemblen y no pequen más!
Ya acostados, y en silencio,
examinen su propia conciencia;
5
(6) ofrezcan sacrificios sinceros
y confíen en el Señor.
6
(7) Muchos dicen: «¿Quién nos mostrará la dicha
¡Señor, míranos con buenos ojos!
7
(8) Tú has puesto en mi corazón más alegría
que en quienes tienen trigo y vino en abundancia.
8
(9) Yo me acuesto tranquilo y me duermo en seguida,
pues tú, Señor, me haces vivir confiado.