Oración en que se pide la ayuda divina
(1) Del maestro de coro.
«No destruyas».
Poema de David, cuando huyó de Saúl y se escondió en la cueva.


1
(2) Ten compasión de mí, Dios mío, ten compasión de mí,
pues en ti busco protección.
Quiero protegerme debajo de tus alas
hasta que el peligro haya pasado.
2
(3) Voy a clamar al Dios altísimo,
al Dios que en todo me ayuda.
3
(4) Él enviará desde el cielo su amor y su verdad,
y me salvará de quienes con rabia me persiguen.
4
(5) Tendido estoy, por el suelo,
entre leones que se comen a la gente;
sus dientes son como lanzas y flechas,
su lengua es una espada afilada.
5
(6) Dios mío, tú estás por encima del cielo.
¡Tu gloria llena toda la tierra!
6
(7) Mis enemigos me pusieron una trampa
para doblegar mi ánimo;
hicieron un hoyo a mi paso,
pero ellos mismos cayeron en él.
7
(8) Mi corazón está dispuesto, Dios mío,
mi corazón está dispuesto a cantarte himnos.
8
(9) Despierta, alma mía;
despierten, arpa y salterio;
¡despertaré al nuevo día!
9
(10) Te alabaré con himnos, Señor,
en medio de pueblos y naciones.
10
(11) Pues tu amor es grande hasta los cielos;
tu lealtad alcanza al cielo azul.
11
(12) Dios mío, tú estás por encima del cielo.
¡Tu gloria llena toda la tierra!