El Señor es nuestro protector
(1) Del maestro de coro.
«No destruyas».
Poema de David, cuando Saúl ordenó que vigilaran la casa de David para darle muerte.


1
(2) Dios mío, líbrame de mis enemigos;
ponme a salvo de mis agresores.
2
(3) Líbrame de los malhechores,
sálvame de los asesinos,
3
(4) porque hay hombres poderosos
que esperan el momento de matarme.
Señor, no he sido rebelde ni he pecado;
4
(5) no he hecho nada malo,
y, sin embargo, se apresuran a atacarme.
¡Despierta! ¡Ven a mi encuentro y mira!
5
(6) Tú, Señor,
Dios todopoderoso, Dios de Israel,
despierta y castiga a esos paganos;
no tengas compasión de esos malvados traidores.
6
(7) Regresan por la noche, ladrando como perros,
y rondan la ciudad.
7
(8) Echando espuma por la boca,
dicen con tono hiriente:
«¡No hay nadie que nos oiga
8
(9) Pero tú, Señor, te ríes de ellos;
tú te burlas de esos paganos.
9
(10) En ti estaré protegido, Dios mío,
pueseres mi fortaleza y protección.
10
(11) El Dios que me ama vendrá a mi encuentro;
me hará ver la derrota de mis enemigos.
11
(12) No les tengas compasión,
para que mi pueblo lo tenga presente;
dispérsalos con tu poder, y humíllalos.
¡El Señor es nuestro protector!
12
(13) Pecan en todo lo que dicen;
¡pues que sean presa de su propio orgullo
y de sus falsos juramentos!
13
(14) ¡Acábalos, acábalos con tu enojo!
¡Que dejen de existir!
¡Que se sepa que Dios es Rey
en Jacob y hasta lo último de la tierra!
14-15
(15-16) Cuando vuelvan por la noche ladrando como perros,
y ronden la ciudad en busca de comida,
aullarán por no encontrar suficiente.
16
(17) En cuanto a mí, te cantaré por la mañana;
anunciaré a voz en cuello tu amor y tu poder.
Pues tú has sido mi protección,
mi refugio en momentos de angustia.
17
(18) A ti cantaré himnos, Dios mío,
pueseres mi fortaleza y protección;
¡tú eres el Dios que me ama!