Oración por el rey
(1a) De Salomón.


1
(1b) Concede, oh Dios, al rey,
tu propia justicia y rectitud,
2
para que con rectitud y justicia
gobierne a tu pueblo y a tus pobres.
3
Ofrezcan las montañas y los cerros
paz y rectitud al pueblo.
4
¡Que haga justicia el rey a los pobres!
¡Que salve a los hijos de los necesitados
y aplaste a los explotadores!
5
¡Que tenga el rey temor de ti por siempre,
mientras el sol y la luna existan!
6
¡Que sea como la lluvia y el rocío
que riegan la tierra y los pastos!
7
¡Que abunden la paz y la rectitud
en los días de su reinado,
hasta que la luna deje de existir!
8
¡Que domine de mar a mar,
del río Éufrates al último rincón del mundo!
9
¡Que sus enemigos, que habitan en el desierto,
se rindan humillados ante él!
10
¡Que le traigan regalos y tributos
los reyes de Tarsis y de las islas,
los reyes de Sabá y de Sebá!
11
¡Que todos los reyes se arrodillen ante él!
¡Que todas las naciones le sirvan!
12
Pues él salvará al pobre que suplica
y al necesitado que no tiene quien lo ayude.
13
Tendrá compasión de los humildes
y salvará la vida a los pobres.
14
Los salvará de la opresión y la violencia,
pues sus vidas le son de gran valor.
15
¡Viva el rey!
¡Que le den el oro de Sabá!
¡Que siempre se pida a Dios por él!
¡Que sea siempre bendecido!
16
¡Que haya mucho trigo en el país
y que abunde en la cumbre de los montes!
¡Que brote el grano como el Líbano
y que haya tantas espigas como hierba en el campo!
17
¡Que el nombre del rey permanezca siempre;
que su fama dure tanto como el sol!
¡Que todas las naciones del mundo
reciban bendiciones por medio de él!
¡Que todas las naciones lo llamen feliz!
18
Bendito sea Dios, Señor y Dios de Israel,
el único que hace grandes cosas;
19
bendito sea por siempre su glorioso nombre.
¡Que toda la tierra se llene de su gloria!
¡Amén!
20
Aquí terminan las oraciones de David, el hijo de Jesé.