Dios, el Juez
(1) Del maestro de coro.
«No destruyas».
Salmo y cántico de Asaf.


1
(2) Te damos gracias, oh Dios,
te damos gracias;
invocamos tu nombre y cantamos tus maravillas.
2
(3) El Señor dice:
«En el momento que yo escoja,
juzgaré con toda rectitud.
3
(4) Cuando tiembla la tierra, con todos sus habitantes,
soy yo quien mantiene firmes sus bases
4
(5) A los presumidos y a los malvados digo:
«No sean tan altivos y orgullosos;
5
(6) no hagan tanto alarde de su poder
ni sean tan insolentes al hablar
6
(7) Pues el juicio no viene
ni del este ni del oeste,
ni del desierto ni de las montañas,
7
(8) sino que el Juez es Dios:
a unos los humilla y a otros los levanta.
8
(9) El Señor tiene en la mano la copa de su ira,
con vino mezclado y fermentado.
Cuando él derrame el vino,
todos los malvados de la tierra
lo beberán hasta la última gota.
9
(10) Yo siempre anunciaré al Dios de Jacob
y le cantaré alabanzas;
10
(11) porque él destruirá el orgullo de los malvados,
pero aumentará el poder del hombre bueno.