La gloria de Dios y la dignidad del hombre
(1) Del maestro de coro, con la cítara de Gat.
Salmo de David.


1
(2) Señor, soberano nuestro,
¡tu nombre domina en toda la tierra!,
¡tu gloria se extiende más allá del cielo!
2
(3) Con la alabanza de los pequeños,
de los niñitos de pecho,
has construido una fortaleza
por causa de tus enemigos,
para acabar con rebeldes y adversarios.
3
(4) Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste,
y la luna y las estrellas que pusiste en él,
4
(5) pienso:
¿Qué es el hombre?
¿Qué es el ser humano?
¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él?
5
(6) Pues lo hiciste casi como un dios,
lo rodeaste de honor y dignidad,
6
(7) le diste autoridad sobre tus obras,
lo pusiste por encima de todo:
7
(8) sobre las ovejas y los bueyes, sobre los animales salvajes,
8
(9) sobre las aves que vuelan por el cielo,
sobre los peces que viven en el mar,
¡sobre todo lo que hay en el mar!
9
(10) Señor, soberano nuestro,
¡tu nombre domina en toda la tierra!