Visión preparatoria

1
Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, vino y me dijo: «Ven, te voy a mostrar el castigo de la gran prostituta que está sentada sobre las aguas.
2
Los reyes del mundo se han entregado a la prostitución con ella, y los habitantes de la tierra se han emborrachado con el vino de su prostitución
3
Luego, en la visión que me hizo ver el Espíritu, el ángel me llevó al desierto.


La mujer sobre el monstruo

Allí vi una mujer montada en un monstruo rojo, el cual estaba cubierto de nombres ofensivos para Dios y tenía siete cabezas y diez cuernos.
4
Aquella mujer iba vestida con ropa de colores púrpura y rojo, y estaba adornada con oro, piedras preciosas y perlas.
Tenía en la mano una copa de oro llena de cosas odiosas y de la impureza de su prostitución;
5
y llevaba escrito en la frente un nombre misterioso: «La gran Babilonia, madre de las prostitutas y de todo lo que hay de odioso en el mundo
6
Luego me di cuenta de que la mujer estaba borracha de la sangre del pueblo santo y de los que habían sido muertos por ser testigos de Jesús.
Al verla, me quedé muy asombrado.
7
Entonces el ángel me dijo: «¿Por qué te asombras? Te voy a decir el significado secreto de esa mujer y del monstruo que la lleva, el que tiene las siete cabezas y los diez cuernos.
8
El monstruo que has visto es uno que antes vivía, pero ya no existe;
sin embargo, va a subir del abismo antes de ir a su destrucción total.
Los habitantes de la tierra cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la creación del mundo, se asombrarán cuando vean ese monstruo que antes vivía y ya no existe, pero que volverá a venir.
9
»Aquí se verá quién tiene sabiduría y entendimiento: Las siete cabezas representan siete montes sobre los que esa mujer está sentada;
las cabezas, a su vez, representan siete reyes.
10
Cinco de estos reyes ya cayeron, uno de ellos gobierna ahora y el otro no ha venido todavía.
Pero cuando venga, no durará mucho tiempo.
11
El monstruo que antes vivía y que ya no existe, es el octavo rey;
aunque es también uno de los otros siete, y se encamina a su destrucción total.
12
»Los diez cuernos que has visto son diez reyes que todavía no han comenzado a gobernar;
pero por una hora recibirán, junto con el monstruo, autoridad como de reyes.
13
Estos diez reyes están de acuerdo, y darán su poder y autoridad al monstruo.
14
Pelearán contra el Cordero;
pero el Cordero los vencerá, teniendo con él a los que Dios ha llamado y escogido y son fieles, porque el Cordero es Señor de señores y Rey de reyes
15
El ángel me dijo también: «Las aguas que viste, sobre las cuales está sentada la prostituta, son pueblos, gentes, lenguas y naciones.
16
Y los diez cuernos que viste y el monstruo odiarán a la prostituta, y la dejarán abandonada y desnuda;
comerán la carne de su cuerpo, y la quemarán con fuego.
17
Dios les ha puesto en el corazón la determinación de hacer lo que él quiere que hagan: se pondrán de acuerdo para entregar su autoridad de reyes al monstruo, hasta que se cumpla lo que Dios ha dicho.
18
La mujer que viste es aquella gran ciudad que domina a los reyes del mundo